El ácido hialurónico es el “secreto” de los beneficios de la nutricosmética para tu belleza

Ser eternamente joven es un imposible: todos cumplimos años y no podemos parar el tiempo. Envejecer en óptimas condiciones para nuestra piel, manteniéndola bien hidratada, firme, elástica y reduciendo la aparición en ella de las arrugas sí que está a nuestro alcance. Podemos promover la creación del colágeno y de la elastina, que son las dos moléculas principales que sostienen y dan soporte a nuestra piel. Y ahora, con la llegada del invierno, nos protegen de los efectos adversos del frío. ¿Cuál es el “secreto”? Te lo contamos.

El ácido hialurónico es el “secreto” de los beneficios de la nutricosmética para tu belleza. Se trata de una sustancia que se produce de forma natural y que utiliza el cuerpo humano para mantener nuestros tejidos y nuestra piel bien lubricados, sanos y fuertes, lo que prolonga su vida útil y eficiente.

El órgano del cuerpo que almacena la mayor cantidad de ácido hialurónico es nuestra piel. Pero también está presente en otras partes de nuestro cuerpo.

Beneficioso también para el hombre

Por ejemplo, se encuentra en el llamado humor vítreo, que es el líquido gelatinoso y transparente que rellena el espacio comprendido entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino, lo que contribuye a tener una buena vista. Se encuentra en el cordón umbilical de los bebés. Forma parte importante del líquido sinovial, el “tres en uno” que mantiene “lubricadas” nuestras articulaciones y facilita su buen funcionamiento.

Está presente, también, en el tejido esquelético; en las válvulas cardíacas, lo cual favorece el buen funcionamiento del corazón; en el pulmón, en la aorta, en la próstata o en los cuerpos cavernosos y esponjosos del pene en el hombre.

Es decir, que el ácido hialurónico no sólo rejuvenece nuestra apariencia, al mantener bien hidratada la piel, sino que contribuye a la salud fisiológica y sexual del hombre.

Por lo tanto, la presencia del ácido hialurónico es algo que nos interesa a todos por igual, seamos hombres o mujeres. No es sólo “cosa de ellas”, aunque muchos productos estén enfocados más al colectivo de la población femenina. Es algo que afecta a todo ser humano independientemente de su género o de su condición.

El ácido hialurónico, belleza y bienestar

El ácido hialurónico es cada vez más popular en los tratamientos para la belleza y el bienestar, debido a sus beneficiosas propiedades. Es un “hidratante natural”, porque es una de las moléculas más hidrófilas que están presentes en la naturaleza.

Como henos dicho antes, no sólo hidrata la piel, sino que lubrica las articulaciones, protege los huesos y los cartílagos.

Sin embargo, el paso de los años y los factores externos nos afectan a todos. De ahí que hayamos empezado este articulo diciendo que ser eternamente jóvenes es un imposible. La radiación ultravioleta y los agentes contaminantes ambientales hacen que disminuya el porcentaje de ácido hialurónico en nuestro organismo. Y con la llegada del invierno, el frío reseca la piel. Todos estos son factores que favorecen la generación de las arrugas y, en consecuencia, aceleran o favorecen el envejecimiento.

Más ventajas del ácido hialurónico

El ácido hialurónico desempeña, además, un rol destacado en la cicatrización y en la regeneración celular. Regula la reparación de los tejidos, incluida la modulación de la respuesta inmunológica. Y también tiene un importante papel en la formación de los vasos sanguíneos.

El ácido hialurónico se comporta como un “amortiguador” en las articulaciones y en otros tejidos del cuerpo humano. Su presencia, por tanto, es fundamental para los mecanismos moleculares, ya que su producción aumenta durante la lesión de los tejidos y la cicatrización de las heridas. Unos niveles irregulares de esta sustancia en el organismo pueden afectar la forma en que el cuerpo responde ante las lesiones.

Beneficios

Las propiedades del ácido hialurónico son visibles en la piel, en el cabello y en las uñas, en términos de hidratación, de la estructura de la barrera cutánea y de la elasticidad de la piel.

Casi la mitad de la concentración de ácido hialurónico del cuerpo se encuentra en las capas de la piel, tanto en las más profundas como en las visibles. La piel joven es lisa y elástica y contiene grandes cantidades de ácido hialurónico, que ayuda a mantenerla visiblemente sana, proporcionando una humedad continua.

A medida que envejecemos, la producción de sustancias clave en la piel, incluyendo el ácido hialurónico, que es el componente predominante junto con el colágeno y la elastina, disminuye. Como resultado, se produce el envejecimiento de la piel. Nuestra piel pierde hidratación y volumen, y comienzan a aparecer arrugas de mayor o menor profundidad, líneas de expresión, surcos nasogenianos o manchas en la piel.

Por lo tanto, incrementar los niveles de ácido hialurónico mediante suplementos o en cremas y sueros (serum) puede contribuir a la flexibilidad de la piel y a mejorar su hidratación, mejorando la capacidad de atraer y retener moléculas de agua.

Para el cabello

En su estructura, el cuero cabelludo es idéntico al tejido de la piel ubicado en todo el cuerpo, salvo porque contiene folículos pilosos que dan origen al cabello.

La dermis (capa externa) y la epidermis (capa profunda) conforman las capas de la piel, siendo en esta última donde se encuentra el folículo piloso. Es en ésta donde el ácido hialurónico juega un papel fundamental, proporcionando nutrición e hidratación al cuero cabelludo, dando lugar a un cabello brillante y saludable.

Por sus propiedades hidratantes, el ácido hialurónico también puede contribuir a la mejora del aspecto del pelo encrespado, seco y sin brillo.

Previene las cataratas

El ácido hialurónico es de utilidad para prevenir las cataratas, las llagas de la boca, o para aliviar el ojo seco, debido a la capacidad del cuerpo para absorberlo. También puede ser útil su uso en las cirugías nasales, contribuyendo a su correcta cicatrización.

Su uso es muy común en el tratamiento estético del aumento de volumen de labios o el relleno de arrugas en la cara, siempre de la mano de un especialista.

Aumentar sus niveles en nuestro organismo

El ácido hialurónico tiene una vida media de menos de tres días, para después descomponerse. Por esta razón, es imprescindible que el cuerpo lo reponga continuamente.

Además, los niveles de esta molécula disminuyen a medida que uno envejece. Por eso puede ser beneficioso incrementar su ingesta a través de una buena alimentación y con la ayuda de suplementos.

También existen serums y cremas cosméticas que lo incorporan por sus beneficios para la piel y que se suelen aplicar, principalmente, en la piel del rostro. Al ser un componente presente en nuestro organismo de forma natural, su uso no suele presentar efectos secundarios si se usa apropiadamente y de forma controlada.

El Attelier Magazine

Redacción El Attelier

Magazine digital de moda, belleza, tendencias y lifestyle. El lugar en el que los Nuevos Talentos tienen prioridad. Más cool que ayer pero menos que mañana.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.