Mujeres emprendedoras de éxito

Hace unos años, el informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) reflejaba una brecha de género en el emprendimiento español. Sin embargo, esa distancia se ha ido acortando hasta conseguir prácticamente la igualdad numérica. España es, a día de hoy, el país con mayor tasa de mujeres emprendedoras de la Unión Europea.

Mujeres emprendedoras: un ejemplo a seguir

Gloria Gubianas

Pese a no haber tenido nunca un interés previo por el mundo de la moda, Gloria Gubianas decidió fundar, junto a sus socios, la famosa marca de mochilas y accesorios Hemper. Fabricadas a partir de cáñamo natural y manufacturadas en Nepal, Gubianas nos cuenta que este sector le sirvió para reconectar con el país asiático. “Aportamos lo que podemos mediante nuestra actividad para que diferentes tipos de productores puedan ayudar a su comunidad.

Es difícil porque hay que buscar una manera beneficiosa y no intrusiva. La realidad de trabajar en Nepal se ve en los tiempos, las calidades y los estándares. Son muy diferentes a los que estamos acostumbrados. Hay que empatizar y mimetizarse con la cultura, se trata de hacer una simbiosis”. Su modelo de negocio se basa en el equilibrio entre la labor social, la sostenibilidad medioambiental y el rendimiento económico.

Gloria Gubianas con una de las mochilas de Hemper

Gubianas dio el salto al mundo empresarial tras haber cursado la carrear universitaria de Liderazgo, Emprendimiento e Innovación (LEINN). Así pues, en 2016, la marca, cuyo modelo de impacto fue parte de su trabajo de final de grado, nació con la compra de cincuenta mochilas nepalís. Gloria destaca el rol de los emprendedores en el cambio de rumbo de la industria de la moda.

“Las grandes empresas están metidas en su rueda y no son capaces todavía de tener un pensamiento lateral. Es mucho más fácil conseguir esto desde cero. Además, no solo creo que hay mercado para nuevas marcas, sino que estas ayudan a refrescarlo”.

En clave de éxito

Desde su fundación hace ya casi cuatro años, Hemper ha ido creciendo en empleados, volumen de ventas y línea de productos. En octubre de 2017 consiguieron sus primeras oficinas físicas y en abril de 2018 lanzaron su nuevo packaging sostenible. En Nepal se consumen más de 92 millones de bolsas de arroz anuales. Estos coloridos envases acaban en su mayoría arrojados en vertederos o quemados. De este modo, y dando solución a un doble problema, se propusieron recuperarlos y reutilizarlos para realizar sus envíos.

A pesar de la inexperiencia, la despreocupación inicial y cierto grado de inconsciencia, Gloria asegura que uno de los aspectos positivos de emprender tan joven es el apoyo y la ayuda externa. “La gente te reconoce que seas joven y que tengas muchas ideas y energía. A nosotros nos ayudan muchísimas personas de manera desinteresada y estamos muy agradecidos”.

Al preguntarle sobre el aumento en el número de mujeres emprendedoras, anima a todas aquellas que deseen dar el salto a lanzarse a la piscina.

“No nos han educado, o no nos han contado, que podemos ser business woman, pero podemos llevar una empresa aunque no nos hayamos visualizado así nunca. Es totalmente viable y necesitamos mucho más liderazgo femenino”.

Arantxa Cañadas para Tulle Rouge

Como bien nos cuenta su fundadora, Tulle Rouge surgió en 2013 de la forma más inesperada. Con tan solo veinte años, Arantxa Cañadas enseñó en su canal de Youtube una falda de tul roja que había confeccionado junto a su madre.

“A partir de ahí, al ver que había demanda, creamos nuestra marca. Nunca me había planteado hacerlo, surgió de repente y fue todo divertido e inesperado”.

A pesar de estar cursando tercero de Biología, decidió cambiar de rumbo y matricularse en Diseño de Moda para cumplir su sueño. Parte de los conocimientos adquiridos en esa primera carrera pueden verse en forma de inspiración en sus colecciones. Las referencias visuales y creativas apoyadas en la naturaleza y la botánica son algunos de sus señas de identidad.

Arantxa Cañadas

Abanderada del empoderamiento femenino y enfocada en recuperar la tradición textil española, Arantxa está rodeada de un equipo compuesto por mujeres.

“Además de ser socia con mi madre, el haber formado un equipo así me motiva. Ver esa energía que se surge cuando nos unimos y queremos encontrar nuestra mejor versión”.

En cuanto al emprendimiento de moda en España, asegura que es un proceso complicado. “Es imposible competir en precio, rapidez, costes y producción con los grandes. La contratación es cara y a nivel gubernamental hay muchos obstáculos. Pero sí es verdad que podemos llegar al cliente de manera diferente. Los valores son la clave del éxito. Es necesario que haya cada vez más marcas que ayuden a hablar sobre lo que hay detrás. Los emprendedores somos, bajo mi punto de vista, quienes tenemos que liderar este cambio”.

Talento, pasión y valores

Uno de los principales aspectos positivos de concebir un proyecto propio es la posibilidad de materializar pensamientos e ideas. Tulle Rouge respira una atmósfera liviana, romántica y cálida. “No entiendo una colección sin un discurso o una historia porque al final sería un objeto más, un producto que podría terminar en la basura. Cuando dotas de unos valores y un sentido a un objeto, haces que tenga un valor para ti, no solamente un precio. Al final llenar tu casa de cosas que no significan nada no tiene sentido”.

Le pedimos que deje un mensaje de aliento a todas aquellas lectoras que buscan tener una buena carrera profesional. “Lo primero es que miren mucho hacia dentro porque al final es lo que les va a permitir desarrollar su proyecto o escalar dentro de una empresa. Que se fijen en sus talentos, su pasión y que trabajen siempre desde su esencia. Es el momento de tomar acción y hacerlo porque el momento perfecto nunca llega. El momento perfecto es ahora”.

Gloria Gubianas y Arantxa Cañadas son dos de las muchas mujeres emprendedoras de éxito que hay en nuestro país. Su esfuerzo y dedicación suponen un soplo de aire fresco en una de las industrias con mayor necesidad de cambio.

El Attelier Magazine

Marina Peñalver

Onírica y textual. Satine en Moulin Rouge y Sybil en Downton Abbey. Escribo y cuento historias de vez en cuando. Puedes encontrarme aquí y en @marinaasins.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.