Vísteme de lujo que tengo música

Hay elementos que se llevan bien, otros que pasan sin pena ni gloria e incluso los que se repelen. Pero es que también existen combinaciones que encajan a la perfección como la música y la moda. Parafraseando aquel dicho español de “vísteme despacio que tengo prisa”, algunos artistas bien podrían haber pensado: “Vísteme de lujo que tengo música”. A continuación te enseñamos algunos ejemplos.


Madonna en una de sus actuaciones con un corsé de Jean Paul Gaultier.

Disañadores y cantantes: “Vísteme de lujo que tengo música”

La alianza entre música y moda viene de lejos. ¿Qué hubiera sido de Jean Paul Gaultier si Madonna no hubiera elegido el famoso corsé para su gira a principios de los años 90? O Snoop Dogg que vistió los diseños de Tommy Hilfiger. Además Frida Giannini, al frente de Gucci, se inspiró en David Bowie para una de sus colecciones de 2006 y el personaje de este, Ziggy Stardust, fue referente para los diseñadores Alexander McQueen, Givenchy y Balmain. Como Vivienne Westwood de los Sex Pistols.

Pero antes, en 1987, el grupo de hip hop norteamericano, Run-DMC, se unió con Adidas. Fijaron su estilo y su canción ‘My Adidas’ llegó a ser un gran éxito.  

La multinacional LVMH  no creaba marca desde hacía más de 30 años. Su último trabajo fue para Christian Lacroix hasta que decidió apostar por la cantante Rihanna e invirtió en ropa y accesorios. Marc Jacobs, por su parte, siempre fue un melómano empedernido y quiso trasladar la escena grunge de Seattle a las pasarelas de Nueva York con una colección para Perry Ellis en 1992. Durante el desfile sonó Sonic Youth y Nirvana. Por cierto, estos últimos demandaron a Jacobs en 2019 por plagiar el logo de la cara sonriente en negro y amarillo del líder de la banda, Kurt Cobain.


Desfile de Marc Jacobs para Perry Ellis primavera/verano 1992.

Cuando la venezolana Carolina Herrera escuchó  la melodía de ‘Capriccio for Carolina’, se convenció de que tenía que crear diseños basados justamente en ella. Las musas pueden llegar en cualquier momento.

También hay falsos lujos…

En nuestro país también la moda se deja seducir por la música. Si no que se lo digan a Rosalía y su fijación por Louis Vuitton o su intento de parecerlo. Resulta que tras su icónica actuación en el festival Coachella el pasado año con chándal y logo incluido de LV, se descubrió que no pertenecía a tal casa de lujo. La prenda pertenece a Etai Drori, un diseñador que está conquistando a muchos músicos.


Rosalía actuando en Coachella 2019 con chándal de Etai Drori.

Para cerrar este recorrido “sin dar mucho la nota”, hablaremos de Givenchy que recientemente cambió de director creativo, un excolaborador del rapero Kanye West y de Lady Gaga. Se trata del estadounidense Matthew Williams que prometió dar un cambio de rumbo a la firma francesa.

El Attelier Magazine

Mila Parente

Nací entre viñedos y partituras. Mi experiencia en diferentes medios me ha hecho comprender que la comunicación es como un búmeran: todo lo que lanzas, regresa. Así que te dejo aquí algunos artículos sobre moda, tendencias y lifestyle con los que espero encantada tus comentarios de vuelta. Puedes seguirme también en las redes sociales: @milaparent

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.