El negro: del luto al básico imprescindible

¿Por qué el color negro se relaciona con el luto? ¿Desde cuándo? Nos indica una señal de respeto por protocolo aunque no siempre ha sido así. Una cosa es cierta y es que el negro ha pasado de usarse solo para el luto a ser un básico imprescindible.

¿Cómo pasó el color negro del luto a ser un básico imprescindible?

En la antigua Roma, durante el siglo II, era el blanco el que se empleaba para despedirse de los difuntos. Se extendió por toda Europa y en algunos países de Asia todavía se visten de esta forma para estos ritos. O en África se pintan la cara blanca para ahuyentar a los espíritus de la persona fallecida. También el rojo para sacrificar animales y honrar a los muertos. Esta leyenda viene del antiguo Egipto donde cubrían con telas de ese color los sarcófagos y además maquillaban con tierra a los cadáveres.

En España los Reyes Católicos fijaron definitivamente el luto negro a finales del siglo XV, aunque a partir del siglo XX esta norma dejó de ser tan estricta. Incluso llegó a ser el color referente en la moda a nivel mundial y uno de los favoritos de las celebrities.

Referente para el sector de la moda

Una de las pioneras en emplear el luto de negro, a su manera, fue la reina Victoria de Inglaterra. Cuando murió su marido empezó a vestir faldas y corpiños oscuros acompañados de joyas y otros complementos. Así pasó cuarenta años. Pese a esto, dejó claro que quería ser enterrada de blanco. Ahora podemos lucir estampados de cuadros escoceses gracias a ella porque hasta entonces eran diseños solo para hombres. Sin duda, Victoria habría sido una gran influencer en la actualidad.

Una de las pioneras en emplear el luto de negro fue la reina Victoria de Inglaterra. Sin embargo, quien le dio ese toque de elegancia, sofisticación y lo convirtió en un básico que no puede faltar en nuestros armarios, fue Coco Chanel.

Sin embargo, quien le dio ese toque de elegancia, sofisticación y convirtió el negro en un básico que no puede faltar en nuestros armarios, fue Coco Chanel. De hecho, el vestido de Chanel, (Little Black Dress), es su seña de identidad y además llegó a ser una pieza de inspiración para muchas casas de moda. ¿Quién no recuerda a Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’? Satén y escote recortado en la espalda firmado por Givenchy, a juego con unos guantes largos, gafas y un collar de perlas. Este es el mejor ejemplo.

Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’ (1961). Diseño de Givenchy.

La francesa fue una visionaria porque a pesar de que calificaron sus prendas como “no aptas” para la época del siglo XX puesto que solo podían usarlas los sirvientes o para funerales y el resto debían usar tonos claros, hoy en día es un must imprescindible y que nos salva de muchos apuros cuando no sabemos qué ponernos.

El Attelier Magazine

Mila Parente

Nací entre viñedos y partituras. Mi experiencia en diferentes medios me ha hecho comprender que la comunicación es como un búmeran: todo lo que lanzas, regresa. Así que te dejo aquí algunos artículos sobre moda, tendencias y lifestyle con los que espero encantada tus comentarios de vuelta. Puedes seguirme también en las redes sociales: @milaparent

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.