Los 7 peores regalos de Amigo Invisible

El amigo invisible es guay si te toca regalar a quien te apetece o a quien realmente conoces. Pero, siendo sinceros, el amigo invisible puede convertirse en un verdadero marrón si te toca ese alguien a quien odias o sientes indiferencia a nivel persona. Vamos, que se convierte en todo un ENEMIGO INVISIBLE. Hoy, en El Attelier, recopilamos las peores ideas (o mejores, según se vea) para regalar a quien nos apetece cero. Porque ya que te tienes que gastar dinero inútilmente al menos échate unas risas (para dentro) al ver su poker face.

El amigo invisible que se convierte en tu peor enemigo

1. VIPoo, o ambientador pre-caca.

El peor regalo de estas navidades está en nuestro TOP 1 por muchas razones o, mejor dicho, por varias dudas. Y es que al ver el anuncio de VIPoo nos invanden un mar de preguntas, como si las actrices de Hollywood hacen Donettes en lugar de popó, si el spray solo funciona con mujeres o si el olor a caca es exclusivamente varonil.

Pero sin duda, lo mejor de esta idea es el regalo que nos hace esta youtuber con un versus maravilloso entre VIPoo y Poo-Pourri. Como ella misma dice en el video, “this is a kind of a dirty topic”, así que lo sentimos si te hemos fastidiado el desayuno.

2. Báscula

Sí, a no ser que la báscula mienta a tu favor para subirte la moral, este regalo puede ser muy hiriente (por no decir muy hijo de…).

Además, traumatiza frente a lo que queda de fiestas navideñas. Y si ya quieres hundir del todo a quien se la regalas, organiza la entrega de regalos antes de la comida… le quitarás el hambre en cuanto abra el regalo.

3. Crema reafirmante

A ver, las cremas reafirmantes son efectivas y están muy bien. Pero si te la compras tú.

Para completar el regalo (y la depresión de tu amigo invisible) te recomendamos que acompañes la crema con una tarjeta dedicada que diga:

“Eres como una cama de muelles: blanda por fuera, dura por dentro.”

4. Crema antiedad

De los creadores de “te regalo una crema reafirmante”. Está más o menos al mismo nivel de hijoputismo. Un regalo perfecto a para ese enemigo invisible que acaba de pasar la crisis de los 30, cuando ya nada vuelve a ser como antes, ni siquiera la resaca que va a sufrir tras ahogar las penas por culpa de tu regalo.

5. Kit de higiene personal (desodorante, crema depilatoria y cepillo de dientes)

No hay forma más directa de llamar a alguien “oso-cerdo-apestoso”, así todo junto. Aunque pensándolo bien es una ideaza si metes todos los objetos en un neceser de viaje. ¡Le salvas de un apuro!

Si es que hay enemigos invisibles que se quejan por todo…

6. Libro de autoayuda

Mientras le acercas tu regalo con una sonrisa más falsa que un “a ver si nos vemos”, tu mente habla en alto: “Querido amigo invisible, necesitas ayuda. Este libro absurdo no va a solucionar nada, pero te hará más consciente de lo miserable que eres.”

7. Un billete de ida… lejos

Si el presupuesto es generoso puedes enviar a tu enemigo invisible donde te plazca. Por otro lado, si el presupuesto es más reducido siempre puedes comprar un billete de cercanías o autobús de línea a alguna localidad remota, una pedanía deshabitada o un barrio chungo, para que conozca mundo.

El Attelier Magazine

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.