El lujo asiático: un discurso que cobra fuerza

Precisamente ahora que las marcas europeas están replanteando sus estrategias, los diseñadores de lujo asiático comienzan a reivindicar un lugar en el escaparate internacional. Tomando el testigo de predecesores como Issey Miyake, Yohji Yamamoto o Rei Kawakubo, estos jóvenes creativos fusionan Oriente y Occidente para conquistar ambos mercados.

La tradición olvidada del lujo asiático

Aunque asociemos la moda de lujo a Europa, lo cierto es que Asia también posee una nutrida tradición textil. Su historia, ligada al cultivo, comercialización y tratamiento de la seda, es incluso más antigua que la del viejo continente. A pesar de esta herencia cultural, países como China han estado encasillados en los estadios medios y finales de la cadena durante años. Su papel ha sido el de productores o compradores, nunca el de protagonistas del diseño.

Igual que Los tres magníficos (Miyake, Yamamoto y Kwakubo) conquistaron las pasarelas internacionales en los ochenta, ahora es el turno de una nueva generación de creativos. El nombre de Xander Zhou es ya todo un referente en moda masculina y cuenta con un puesto fijo en la Fashion Week de Londres. También el de Mame Kurogouchi, que desarrolla sus colecciones en colaboración con distintos artesanos japoneses y recupera el uso tradicional de la seda. O el del coreano Rok Hwang, que a base de unir prêt-à-porter y alta costura en su marca Rokh, ganó en 2018 el premio concedido por el conglomerado LVMH.

No son pocas las personalidades y celebrities que están apostando por el diseño asiático. La primera dama china, Peng Liyuan, es fiel admiradora de las creaciones de su país. Además, el cantante Pharrel ha apostado en varias ocasiones por piezas de la firma japonesa Ambush y Kylie Jenner lució uno de los vestidos de Kim Shui. Rihanna, por su parte, hizo lo propio con un modelo de Asai Ta que ahora el modisto ha decidido replicar para recaudar fondos contra la discriminación racial.

Imagen de Xander Zhou

¿Y ahora qué?

El sector del lujo es siempre uno de los más castigados ante la llegada de cualquier crisis. No obstante, países como China o Corea del Sur han sabido capear el temporal y aprovechar el parón para impulsar sus marcas. El uso de las tecnologías, las redes sociales y el teletrabajo han sido claves durante los meses más duros de la pandemia. La semana de la moda de Shanghái es un claro ejemplo de la capacidad de adaptación de este mercado. Al contrario de lo que sucedió con otras pasarelas que fueron canceladas, esta superó el huracán a golpe de streaming.

Diseñadores como Snow Xue Gao, Shushu/Tong, Ximon Lee o Helen Lee dejan claro que Asia viene pisando fuerte. ¿Conseguirán que el lujo asiático reine también en nuestros armarios?

El Attelier Magazine

Marina Peñalver

Onírica y textual. Satine en Moulin Rouge y Sybil en Downton Abbey. Escribo y cuento historias de vez en cuando. Puedes encontrarme aquí y en @marinaasins.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.