Prendas con historia: Esmoquin

Aunque se haya castellanizado el nombre, la palabra original de esta pieza es smoking y se trata de un traje, preferiblemente negro, reservado  para los eventos más especiales y apto tanto en los hombres como en las mujeres. El vocablo proviene del verbo smoke -fumar- y el su uso marca el inicio de esta palabra. ¿El motivo? En el siglo XIX el esmoquin se utilizaba comúnmente en las fiestas de la alta sociedad y, como el placer de fumar estaba bien visto en la época, se empezaron a crear locales –smoking rooms- donde los caballeros se reunían varias veces por semana para charlar y disfrutar del tabaco importado.

esmoquin-el-attelier4

Así pues, se trata de un elegante uniforme que sirvió como solución para aquellos aristócratas que no tenían una posición tan acomodada como para cambiar a menudo de traje. Y el esmoquin consistía en una chaqueta de paño en color negro con solapas de seda en la parte delantera acompañada por unos pantalones, del mismo color y palo, con bandas de seda o raso en la parte lateral. Asimismo, para crear el traje completo, no había que olvidar la eterna camisa blanca y una corbata negra o pajarita, eso ya dependiendo del gusto de cada uno.

esmoquin-el-attelier-3

No obstante, aunque el esmoquin fuera muy popular entre los hombres, no fue hasta 1966 y gracias a Yves Saint Laurent el momento en el que pasó a formar también parte del armario femenino. El diseñador francés incluyó esta elegante pieza en negro con doble botonadura y solapas en raso en una de sus colecciones bajo el nombre de ‘Le Smoking’ y, a partir de ese momento, se convirtió en un símbolo de liberación porque las mujeres.

esmoquin-el-attelier1

Con esta adaptación rompió los esquemas en el mundo de la moda y las mujeres incorporaron el esmoquin como un arma de seducción y poder. Además, a lo largo de los años muchos diseñadores han decidido reinventar esta elegante pieza y convertirla en un esencial que ya forma parte de nuestra cultura y de nuestro armario.

esmoquin-attelier-2

No hay que olvidar que con el paso de los años la moda y el protocolo en las fiestas y galas se han ido relajando y, aunque se trate de una pieza muy elegante, ellos pueden llevar el esmoquin con una camiseta, jersey o con la camisa más abierta y ellas sobre la piel desnuda para que haga la forma de un escotazo o para dejar ver la lencería. Ahora todo vale y un esmoquin se puede adaptar a todos los gustos para poder lucirlo en tantos eventos como uno lo desee.


esmoquin-el-attelier6

esmoquin-el-attelier5

El Attelier Magazine

 

Clari Gavrila

Vivo mi día a día apasionada por la moda y la comunicación y escribo en El Attelier para explicar todo lo que hay detrás de una prenda de vestir, la historia de un diseñador o el porqué de las tendencias.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.