Unión de moda y deporte, un romance muy atlético

En nuestra retina hay grabados cientos de instantes estelares protagonizados por cantantes, modelos, actores y músicos. Los Óscars, la Gala del MET, películas, videoclips, alfombras rojas e incluso el street style de nuestros artistas favoritos. Todos son susceptibles de causar un revuelo en las redes. Pero, al igual que no solo de pan vive el hombre, el mundo de la moda también nos ha regalado momentos icónicos uniendo fuerzas con estrellas del deporte.

Moda y deporte, el tándem perfecto

Que levante la mano quien no tenga en su armario unas zapatillas de deporte reservadas para todo menos para hacer deporte, una sudadera que compita con el mejor de los jerséis y unos leggings o joggers multiusos. El sportswear es tan común en nuestras vidas, que a veces se nos olvida que este estilo es relativamente reciente. Tanta es la importancia -y popularidad- del deporte hoy en día, que algunas de las mejores marcas se alían dentro y fuera de la pista con los atletas para crear auténticos hitos.

Cuando Danny Zuko va saltando de disciplina en disciplina intentando encontrar la suya en Grease, vemos como las Chuck Taylor de lona no abandonan en ningún momento sus pies. Así pues, estas zapatillas inmortales tenían bien asegurado su trono en el panorama deportivo hasta la llegada de Walt ‘Clyde’ Frazier. El jugador de baloncesto era un declarado amante de las zapatillas de ante y la cultura callejera. Tanta era su pasión, que pronto Puma fabricó el primer modelo dedicado a un jugador profesional y bautizado con su nombre. El par vino acompañado de un patrocinio bajo la suela y un reclamo publicitario. Clyde se convertía, de esta manera, en el primer deportista pagado por una marca para llevar su calzado.

La moda es una potente herramienta de reivindicación que, en ocasiones, sirve para alzar la voz ante situaciones de injusticia. Serena Williams vio como, en mayo de 2018, se cuestionaba su mono negro de licra inspirado en ‘Black Panther’. El atuendo de la tenista no era del agrado de los organizadores del Grand Slam a pesar de tratarse de una elección que cumplía funciones terapéuticos. Finalmente, el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, lo calificó de inaceptable. No obstante, lejos de achantarse, Williams se alió con el director creativo Virgil Abloh y decidió volver a la pista con un vestido negro con tutú y hombro al aire. El traje, perteneciente a la colección Queen de Nike, lanzó un mensaje tan claro como viral.

View this post on Instagram

Thank you to the incredible @virgilabloh

A post shared by Serena Williams (@serenawilliams) on

Dentro y fuera de la pista

Los Juegos Olímpicos son el escenario perfecto para que los países participantes muestren sus mejores armas. La importancia del vestuario, tanto dentro como fuera de la pista, acompaña a las virtudes deportivas de los propios atletas. ¿Quién podría olvidar el desfile de Gisele Bündchen en plena inauguración de los Juegos de Río 2016? A ritmo de Tom Jobim, la modelo hizo las delicias de los espectadores con un vestido del diseñador brasileño Alexandre Herchcovitch. Con esta sencilla puesta en escena –que fue una de las más comentadas-, Brasil demostraba no solo su capacidad para el espectáculo y el deporte, sino que resaltaba el peso del mundo de la moda y la belleza en su cultura y economía. Toda una declaración de intenciones.

En 2012, la selección española de natación sincronizada se postulaba como una de las favoritas de las Olimpiadas de Londres de 2012. Además de llevarse a casa una medalla de plata y otra de bronce, los bañadores de las nadadoras demostraron parte del carácter y fuerza característicos de nuestro país. Dolores Cortés fue la encargada de elaborar los cuatro modelos. Fue en el ejercicio de equipo libre, cuya coreografía recreaba un submundo acuático, en el que las sirenas lucieron la equipación más espectacular. Las piezas simulaban el escamado típico de las especies marinas gracias a la fusión de tul y tejido reflectante. Además de la pieza corporal, el look quedaba cerrado gracias a un gorro a juego que ponía el broche plateado a todo el conjunto.  

Estas uniones que funden marcas y equipos son comunes también el mundo del fútbol. El rey de los deportes (en cuanto a popularidad se refiere) es famoso, entre otras cosas, por la capacidad de influencia que tienen sus jugadoras y jugadores. Sin ir más lejos, la capitana de la selección norteamericana, Megan Rapinoe, es imagen actual de Loewe. Emporio Armani, por su parte, anunció su asociación para vestir a la selección italiana de fútbol masculino, Sub 21 y femenino.

Ya sea por los valores que representan o por su propio estilo personal, las marcas del sector del retail se sienten especialmente atraídas por los deportistas tanto dentro como fuera del terreno de juego. Esta unión de moda y deporte ha dejado -y seguirá haciéndolo- multitud de momentos icónicos que ayudan a revitalizar los mensajes y caras de la industria.

El Attelier Magazine

Marina Peñalver

Onírica y textual. Satine en Moulin Rouge y Sybil en Downton Abbey. Escribo y cuento historias de vez en cuando. Puedes encontrarme aquí y en @marinaasins.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.