Historia de la moda: 100 años de evolución

100 años de moda

La historia de la moda se remonta casi a la historia de la humanidad, pero su máxima evolución se condensa en los últimos 100 años. Los siglos XX y XXI supusieron un momento histórico en el que el modo de vestir de las mujeres cambió drásticamente año tras año.

Con los cambios sociales, culturales, políticos y tecnológicos acontecidos desde 1920 vinieron los cambios en la moda y en la forma en que ésta era entendida. El tiempo y esos cambios harían que la moda se fuera adaptando y evolucionando en función de los gustos y estilos de vida. Un cambio que fue el motor de la moda y que nos ha llevado hasta la actualidad. Hagamos un repaso a la evolución de la vestimenta femenina estos últimos años.

100 años de evolución de la historia de la moda

1920: los locos años 20 de Chanel, jazz y perlas

La década de la prohibición y la fiesta desenfrenada, los contrabandistas, gángsters, flappers, Chanel y todo ese jazz. Los felices años 20, libres de represión y ataduras, en la sociedad y en la moda. Las siluetas dejaron atrás el molde primitivo y correcto de los ideales victorianos y se lanzaron a una vestimenta más libre y desenfadada. Así nacieron las flappers o garçonnes y su estilismo característico.

Cortes rectos, formas geométricas y tejidos livianos hacían que la mujer se sintiera más liberada y cómoda. Una cintura caída y un corte por debajo de la rodilla con mangas y faldas plisadas para el día y tirantes, brillo y elaborados patrones bordados Art Deco para la noche. La pedrería, los flecos y las plumas llenaban los clubes de baile, fiel reflejo de la opulencia y el exceso que ahogaría esta década.

Sombreros cloché, largos collares de perlas y pequeños tacones atados al tobillo eran los accesorios indispensables de toda dama. El peinado por excelencia fue el bob. Liso o rizado y en toda una variedad de estilos. Cómodo, pícaro y muy divertido a la vez que elegante, un peinado acorde a la década que lo popularizó.

100 años de historia de la moda
20s

1930: la crisis y el estilo Old Hollywood

La moda, junto con la sociedad vivió una depresión, pasando del lujo y el brillo a la contención y sencillez. Vestidos midi de corte al bies, mangas abullonadas, cinturas marcadas con cinturones y grandes cuellos. Pantalones marineros de cintura alta y pijamas de playa de pierna ancha. La ropa deportiva informal atisba pantalones cortos tipo falda y camisas de punto a rayas.

Durante la noche, los vestidos al estilo Old Hollywood dejaban la espalda y hombros descubiertos, moldeando el cuerpo con los cortes al bies satinados y extremadamente femeninos.

El cabello marcelado (marcel waves) dibujaba ondas con planchas de hierro en uno o ambos lados de una cabellera aún predominante corta. Sombreros de diferentes estilos, clutchs y guantes blancos coronaban los estilismos de la década de la crisis.

30's

Durante esta década, el diseñador Cristobal Balenciaga se hizo popular al presentar su colección en 1937 en Paris. Cristóbal Balenciaga fue uno de los diseñadores más importantes a nivel mundial, y como no, de nuestro país.

¿Sabías que Balenciaga era español?

Nació en Guetaria y a sus 22 años fundó la casa Balenciaga que empezó como una pequeña casa de moda de lujo, símbolo de diseños de alta costura esculturales creados por manos expertas… ¿y qué pasó después? Ese estilo característico hizo que, naturalmente, la casa Balenciaga se trasladara a París. Christian Dior se refería a él como “el maestro de todos nosotros. Su gran éxito fue el vestido túnica, un concepto que contrastaba con los ceñidos vestidos de la época, el estilo holgado creó una moderna silueta tubular que el modisto utilizaría a lo largo de toda su carrera.

En la actualidad, se ha convertido en una firma de moda vanguardista que ofrece prendas inspiradas en el streetwear cuyo estilo se diferencia por ser minimalista, el uso de tejidos técnicos y accesorios de culto.

El éxito de la moda en la gran pantalla empieza por El Diablo se Viste de Prada hace 15 años y continúa en la actualidad con el rodaje de la 4 temporada de Emily in Paris. Y es que las narrativas inspiradas en el mundo de la moda son inagotables. Incluso, el cine ha explorado las vidas de renombrados diseñadores, como Saint Laurent y Coco Chanel, en películas como “Saint Laurent” (2014) y “Coco: de la rebeldía a la leyenda de Chanel” (2009), respectivamente. Ahora es el turno de Balenciaga (en Disney+) y en unos meses podremos disfrutar de “The New Look”, programada para llegar en febrero a través de Apple TV+.

Unas series que prometen envolver al espectador en el apasionante mundo de la moda, disfrutando y viviendo los desafíos y los triunfos de los diseñadores de la alta costura.

La serie de Cristobal Balenciaga, es un drama que nos sumerge en la fascinante vida y el trabajo del diseñador, cuyo legado perdura como un pilar fundamental en la industria de la moda. La trama se centra en torno a un momento trascendental en la carrera del diseñador: en 1937, Balenciaga presenta su primera colección de alta costura en París, marcando un cambio desde su exitoso recorrido en España.

1940: De la guerra a la liberación femenina

El decenio que vería nacer el peor acontecimiento bélico de la historia de la humanidad vería también nacer uno de los mayores fenómenos de la moda. Mientras se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, nacía el New Look de Dior. Mientras la moda masculina frenaba su progreso, la femenina siguió evolucionando. Definida por una silueta limpia y esbelta con un toque militar, las chaquetas, blusas, suéteres y faldas eran cortas y ceñidas, todas sin adornos y con hombreras afiladas. Las mangas se hacían largas, los vestidos eran casuales y los pantalones y monos se convirtieron en atuendos de todos los días.

Trajes de día de dos piezas de pantalón o falda larga y chaqueta entallada y trajes de noche, largos y drapeados caían sueltos entre las sedas, satenes, crepés y terciopelos que se adherían a las curvas de la mujer. El peinado de la década, el peeckaboo, es un estilo ondulado semi-largo inspirado en Hollywood que se hizo famoso gracias a la actriz Veronica lake. La onda sensual que caía cubriendo un ojo se convirtió en la marca de la femme fatale. Pero no todo era glamour, las telas, materiales, tintes y propias prendas estaban limitadas y racionadas por la guerra.

Las mujeres que trabajaban debían llevar el cabello recogido y los tacones de los zapatos solo podían tener una altura de 1.27 cm. La guerra terminó y eventualmente, las mujeres, que volvían a su vida acomodada, irían adoptando el New Look que se convertiría en el estilo de los 50s.

100 años de moda
40s

1950: Oda al glamour y el estilo Pin-up

El debut de la conocida colección New Look de Christian Dior en 1947 marcó el comienzo de la historia de la moda moderna tal como la conocemos. La década de 1950 dio a luz a un nuevo enfoque del glamour. Entrando en la década con elegancia y sofisticación. Con el New Look llegó una moda alejada de la austeridad reinante en los últimos años, una oda al glamour y la elegancia.

Trajes impecables y cinturas marcadas y faldas voluminosas, guantes de ópera y grandes sombreros trajeron de vuelta la pomposidad y la inmovilidad de la mujer. Mocasines bicolores para las jóvenes y tacones altos para una mujer elegante y femenina. Lejos de tanta elegancia aparecen los shorts, los trajes de baño, las cuñas, los tacones peep-toe y el estilo rockabilly, con blusas anudadas, cárdigans de punto, vaqueros remangados y mules, sin olvidar los sugerentes escotes sweetheart y vestidos pin-up.

A medida que el pelo largo aumentaba su popularidad, así lo hizo la industria de cuidado del cabello. Al corte italiano de Sophia Loren y Rizzo, rebelde, corto y rizado, competía con el cabello largo color negro con flequillo y por debajo de los hombros como el del icono pin-up Bettie Page. Una década elegante a la par que divertida y, por supuesto, icónica.

50s
50s

1960: Cardados, hippies y mucha paz y amor

La década del pop, la psicodelia y la laca dejó atrás el lujo y el glamour y se metió de lleno en el streetwear casual. Los zapatos bajos y vestidos sin forma de corte infantil, con mangas y cuellos en contraste, enfatizaban el aspecto juvenil y divertido de esta década. Cuellos altos, jerseys de punto grueso y pantalones ajustados hasta el tobillo conformaban los outfits diarios.

Pero, lejos de este estilo pueril e inocente, los swinging sixties trajeron prendas rompedoras y polémicas que nos recuerdan a la revolución estilística de las flappers. Prendas como el bikini y la minifalda que, por primera vez en la historia, dejaba ver tanto el cuerpo de la mujer, en ocasiones cubiertas por medias de colores.

El movimiento Youthquake creó la ropa babydoll y el movimiento hippie trajo los pantalones acampanados y los estampados psicodélicos, mientras que aparecía la joyería Pop Art y las botas altas. A juego con la divertida ropa, el bouffant alto estaba de moda entre las adolescentes y las jóvenes de los 60’s. Peinados cardados y con un volúmen de vértigo, sueltos o recogidos en coletas de estilo Mod.

El cabello extremadamente largo y liso, como el de Cher, ganaba popularidad a la vez que lo hacía el movimiento hippie. Una mezcla de juventud, paz y pop que culminó en una de las décadas más divertidas y sexys de la historia.

100 años de moda
100 años de moda

1970: Campanas, glam y rock

La moda en esta década se trató de individualidad. Con el estilo hippie de los 60’s aún vigente, el nuevo estilo glam rock y la ropa vintage de los 50’s, los 70 fueron una mezcolanza de estilos. A principios de 1970, Vogue proclamó: “ahora no hay reglas en el juego de la moda”. Y así fue, adaptando los estilos hippie y Mod a algo más usable y chic, el brillo se mezclaba con los tonos tierra, los vestidos cortos con los de abuelita y los trajes monocolor con el total denim.

Entre la producción en masa y las nuevas tecnologías, surgían las prendas acampanadas, estilos andróginos de glam rock, plataformas, colores brillantes, estampados, purpurinas y satenes. Faldas cortas combinadas con abrigos largos y faldas largas combinadas con chalecos cortos. Los estampados de eslóganes se popularizaron al igual que los monos y los palazzos mientras la joyería traía de vuelta reliquias de los años 20 y se ponían de moda las gafas maxi.

La época disco y divas como Diana Ross y Donna Summer instauraron el estilo Afro y los rizos texturizados como un icono de la década y de la identidad negra gracias al movimiento Black is Beautiful. Los cortes shag ondulados, las rayas al medio y los curtain bangs hicieron el resto. Aunque las mujeres maduras preferían los estilos clásicos de los años 40 y 50 la comodidad y la informalidad ganaron la batalla de la moda de los 70.

Historia de la moda: 100 años de evolución 100 años
Historia de la moda: 100 años de evolución 100 años

1980: Mucho volumen y figura marcada

Los 80 fueron la década del denim, la lycra y las hombreras. Con marcas como Calvin Klein y Guess a la cabeza, los jeans se popularizaron entre las mujeres jóvenes. Los más populares, de pierna ancha, tiro alto y cintura ajustada solo eran eclipsados por los jeans de colores o los acid wash.

Las mujeres maduras optaban por la variable con pinzas delanteras o los paperbag. Chaquetas, también en denim con cortes crop, anchas por arriba y ajustadas por abajo conformaban un total look denim al que se añadían deportivas blancas o tacones. Los monos de corte amplio ajustados con un cinturón alcanzaron su máximo esplendor y, hacia mediados de década, aparecen las hombreras.

Un añadido que, junto a los cinturones, no tardaría en incluirse en chaquetas, camisas y todo tipo de prendas. Una mujer que ingresaba con más fuerza que nunca en el ámbito laboral vestía trajes poderosos y esculpidos de corte cuadrado inspirados en la ropa masculina.

Blusas estilo 40’s, abotonadas, polos, chalecos de punto… todo se complementaba con grandes pendientes y collares a juego. Otra tendencia de esta década fueron los pantalones con estribo y las mallas combinados con sudaderas y jerseys de punto llamativos. La ropa deportiva vio surgir los colores fluorescentes y neón, los calentadores y los calcetines altos arrugados en el tobillo.

Los 80’s fueron de pelo a lo grande. Permanentes voluminosas, coletas altas laterales y cortes mullet serían la sensación de la década.

100 años de moda
80's

1990: El año que marcó la historia de la moda

La década de la nostalgia millenial fue un desinflado de la moda de los 80. Vestimentas más suaves y fluidas como los suéteres holgados y las faldas y pantalones fruncidos convivían con los mom jeans y los acid wash. Los polos, jerseys, camisas y blusas siempre se arremetían por la cintura.

Vestidos de los 50 ceñidos con un gran cinturón en mujeres mayores y vestidos slip o lenceros drapeados en jóvenes caracterizaron la década. Un patrón único e icónico de la misma fue el estampado tropical en neón y colores primarios, así como las camisetas holgadas con temática de playa.

Los blazer sólidos y los Jams (shorts holgados) fueron toda una tendencia, pero si hay una prenda icónica de los 90, esas fueron las chaquetas. Las famosas chaquetas de tactel en nylon con diseño de bloques de colores y las chaquetas de gamuza con flecos estilo americano se popularizaron enormemente. Mientras, las minifaldas y los petos vaqueros se combinaban con grandes plataformas y puntas afiladas en botas altas, sandalias de tiras y zapatillas como las Converse y las Skechers. Con los 90, por fin, tanto el pelo rizado como liso eran bien recibidos.

Trenzas, ondulados de peluquería, flequillos largos y cortes cortos que traían de vuelta los 60’s mientras artistas como Janet Jackson y Christina Aguilera popularizaban las trenzas africanas. ¿El complemento perfecto de la década? Diademas anchas, chockers y un bolso baguette bajo el hombro que reinaría la década siguiente.

Historia de la moda: 100 años de evolución 100 años
90s

2000: Nuevo milenio, viejas costumbres

Los, a partes iguales, odiados y amados 2000. El origen del famoso Y2K o “efecto 2000”. Las combinaciones más locas y horteras, tendrían lugar esta década. Y es que ninguna prenda se libró de la influencia del nuevo milenio.

De repente todas las partes de arriba eran cropped y ceñidas y todos los pantalones o faldas eran muy mini y de tiro muy bajo. Las combinaciones se complicaron uniendo prendas inconcebibles como vestidos y faldas sobre un jean, chalecos con corbata o camisetas sobre camisetas por fuera del pantalón. Aparecen los chándales de terciopelo de la mano de Juicy Couture y zapatos como las deportivas con tacón y las botas UGG, y los tacones de punta afilada y las chanclas de playa se popularizan entre las jóvenes.

En los 2000 parecía que, cuanto más, mejor y los ya elaborados outfits se adornaban con cinturones de cadera, cualquier tipo de gorra, pañuelos largos y bolsos baguette. Como en la moda, en la peluquería, todo valía. Peinados de aspecto infantil, con múltiples pinzas y horquillas, moños despeinados, tupés y muchas mechas.

Aunque el ideal lo personificaron lon tintes rubios y los bronceados extremos. Sombras de ojos de colores, glosses y un móvil desplegable, eran los indispensables de todo estilismo, todo eso sí, con mucho brillo. Para muchos una época para olvidar, para otros, una época digna de un comeback.

00s
2000s

2010: Grunge, boho y hipsters

Con un mundo y una industria de la moda que intentaba recuperarse de la crisis económica de 2008, las tendencias que popularizaron los 2000 comenzaron a considerarse inapropiadas y de mal gusto. Se impulsó el auge del fast fashion y las redes sociales contribuyeron a la búsqueda de pertenencia, dejando de lado la experimentación y singularidad.

Tendencias alternativas como el grunge, el boho y los hipsters se hicieron enormemente populares. Mientras que las décadas anteriores lograron crear estilos únicos, los 2010s estuvieron tan influenciados por tendencias del pasado que la estética general de la década está diluida y carente de identidad.

La ropa vintage y de segunda mano se popularizó, marcando una primera mitad de década inspirada por los 80’s y 90’s. Tachuelas, chaquetas de cuero, camisetas con eslóganes, pitillos, faldas skater y asimétricas, vaqueros rotos, bustiers, sandalias romanas y los famosos lita shoes y Triangl bikinis. Melenas largas con beach waves, de colores o con ombrés marcarían la moda capilar.

La segunda mitad de la década relajó las modas anteriores y trajo aceptación y evolución en todos los sentidos. Ya no había un solo estilo, las influencias eran múltiples e infinitas. Daba igual la prenda y el corte, lo importante ahora era saber combinar las prendas y crear estilismos con sentido, armónicos y favorecedores.

Con un final de década caracterizado por comebacks de los 60’s, 70’s, 90’s y el boom de las influencers y modelos, 2019 marcaría un antes y un después en la historia de la moda y en una sociedad que, iniciada la década de 2020 no volvería a ser la misma.

100 años de historia de la moda
100 años de historia de la moda

2020: La moda de los 90 y el lujo silencioso

En la actualidad las tendencias siguen una línea muy marcada que va relacionada con los movimientos sociales más en auge. La moda sostenible se abre paso ante el fast-fashion, ya que la conciencia ambiental es cada vez mayor. La búsqueda de materiales ecológicos, prácticas éticas en la producción y el reciclaje de prendas están marcando pauta en la industria. Así podemos verlo en las colecciones que lanzan nuevos diseñadores que buscan, además de sorprender a sus usuarios, buscan crear prendas que se ajusten a esta demanda de moda sostenible.

Por otro lado, el estilo nostálgico es protagonista de los looks actuales. La moda sigue buscando inspiración en épocas pasadas. Elementos retro de los años 70, 80 y 90 siguen siendo populares, adaptados a estilos modernos. La moda de los 90 es cada vez más popular en nuestro día a día.

Diseños y líneas simples, así como colores neutros continúan siendo tendencia. La simplicidad y la atemporalidad son características buscadas en prendas de alta calidad. El lujo silencioso y el minimalismo protagonizan una época en la que importa más vestir bien que demostrarlo.

La integración de la tecnología en el sector está en aumento, desde prendas inteligentes hasta experiencias de compra personalizadas y tecnológicamente avanzadas que ponen al usuario en el foco de interés.

Por último, la moda cómoda y versátil sigue siendo una prioridad. Desde ropa deportiva de moda hasta prendas que pueden adaptarse a diferentes situaciones, la funcionalidad es clave. El estilo ahtleisure y la tendencia sporty conquistan armarios de mujeres que ponen por delante la comodidad ante el estilo sin contemplaciones.

De la misma manera, la industria de la moda está dando pasos significativos hacia la representación diversa en términos de tallas, género, etnia y edad. La inclusividad se refleja en campañas publicitarias y desfiles de moda y el estilo genderless es una prueba de ello.

Tendencia Lujo silencioso

Llegamos al final de la historia de la moda con esta retrospectiva en décadas de cómo el tiempo y los cambios sociales harían que la moda se fuera adaptando y evolucionando durante 100 años hasta la actualidad.

Moda con cabeza, estilo con actitud. Tu revista de siempre con mucho que contar: suscríbete a nuestra newsletter

El Attelier Magazine
TE RECOMENDAMOS

Suscríbete a la Newsletter

.