Leyendas urbanas sobre el sujetador deportivo ¡Elige bien!

Si tiramos de estadística, siete de cada diez españolas lleva una talla incorrecta de sujetador para su vida cotidiana. A la hora de hacer deporte, el 44% no utiliza prendas deportivas para sujetar el pecho (algunas llegan a entrenar con sus sujetadores de diario), según datos de la firma británica SHOCK ABSORBER. Arrugas, marcas en el pecho, una silueta poco favorecida, dolores en el pecho y en la espalda componen la factura de este error en el vestir, que no es solo un asunto estético, sino también de salud.

Sujetadores deportivos Shock Absorber
Sujetadores deportivos Shock Absorber

5 leyendas urbanas para olvidar sobre el sujetador deportivo

  1. USO DIFERENTES TALLAS EN FUNCIÓN DE LA ACTIVIDAD

La talla es la que es. Debes averiguar tu contorno y tu copa para conocer la adecuada y será la misma sea cual sea el modelo que lleves, desde los más ligeros hasta los de máxima sujeción. El pecho debe ir siempre fijo al cuerpo, independientemente del tipo de actividad.

  1. CON MIRARME AL ESPEJO, YA SÉ SI ME VALE

Puede quedarte ideal en el probador de la tienda, pero estás buscando un sujetador deportivo, no uno de diario. Salta, levanta los brazos, inclínate, corre en el sitio… todo lo que se te ocurra para comprobar que la sujeción es la adecuada.

  1. CASI NO TENGO PECHO, NO ME HACE FALTA PONERME NADA

El pecho no es un músculo. Solo lo sostienen la piel y los ligamentos de Cooper y esos ligamentos pueden romperse o dañarse para siempre si la sujeción no es la adecuada, provocando una caída irrevocable del pecho. Está demostrado que llevar un sujetador de deporte SHOCK ABSORBER puede reducir el movimiento del pecho en hasta un 78%. Es decir, dos veces más que un sujetador clásico. Y una copa A (la más pequeña) puede rebotar hasta 4 cm (una copa G hasta 14 cm), según el estudio científico que realizó la firma de sujetadores deportivos en colaboración con la Universidad de Porthsmouth en el año 2005. Por lo tanto, es importante usar un buen sujetador deportivo independientemente de la talla de pecho.

  1. DESDE QUE DESCUBRÍ EL QUE ME GUSTA, SIEMPRE ME PONGO EL MISMO

Diste con un sujetador deportivo que te encanta y te lo compras una y otra vez. Eso está bien… si es el adecuado para la actividad que practicas. Pero cuidado si haces varios deportes distintos. Correr, ciclismo, yoga, pilates, artes marciales… Cualquiera que sea, el movimiento del pecho está ahí. Lo ideal es elegir un modelo adaptado para cada actividad, dependiendo de la intensidad del movimiento. Existen modelos para las distintas actividades. Un ejercicio de suelo, como el pilates, necesitará más libertad de movimiento en la espalda y el modelo perfecto sería nuestro sujetador crop top. Para ejercicios de más impacto, como el running, se necesita un sujetador alto de la parte delantera, con la espalda ancha y un ancho adecuado de los tirantes (esto es crucial): Por eso recomendamos el Ultimate Run Bra para esta actividad.

  1. EL QUE MEJOR SUJETA ES EL QUE DEJA EL PECHO BIEN APRETADITO

No es lo mismo sujetar que oprimir. Si el pecho está demasiado comprimido es que no llevas la talla adecuada. Las copas deben recoger todo el pecho, sin hacer arrugas y los tirantes deben ajustarse al hombro, dejando solo unos milímetros de margen. No deben caerse ni quedarse marcados. La combinación perfecta es un modelo que tenga copas interiores, igual que un sujetador corsetero. De esta manera, disocia el movimiento del pecho y evita que entren en contacto entre sí. Esto, combinado con una compresión exterior, deja el pecho separado y fijo, minimizando al máximo el movimiento.

El Attelier Magazine

Luli Borroni

DIRECTORA

Comparto por escrito las cosas que más me gustan. Mis consejos de moda y estilismo, belleza y estilo de vida. Además, mis recomendaciones gastronómicas y recetas aquí y en @yummyluli. ¡Gracias por estar ahí! :)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.