Yo sobreviví al primer día de rebajas…y me quedaron ganas de repetir

He sobrevivido al primer día de rebajas, una vez más. Sí, leí los 10 mandamientos y me impuse no incumplir ninguno, pero no  pude resistir la tentación y me desperté prontísimo para estar la primera en el centro comercial.

No imaginaba mi vida sin ese abrigo de pelo que vi en mi tienda favorita y tuve que ir a por él en seguida ¡Era necesidad! Además, después de mirar todo mi armario, me di cuenta de que faltaban básicos imprescindibles para el día a día.

Todos los años  me pasa igual ¿Por qué no podría estar tranquila en casa y comprar desde internet? Esa sería la opción más sencilla, pero ir de tiendas es una buena opción para hacer ejercicio y más si vas el primer día de rebajas ¿Quieres saber mi experiencia? Sigue leyendo…

Las tiendas online se saturan en rebajas

Aunque la idea de quedarse en casa en pijama y comprar desde el ordenador sea muy tentadora, hay una gran probabilidad de que las páginas se queden bloqueadas y los servidores dejen de funcionar.

Además, no puedes ver cómo te sentaría esa prenda o si te gusta el tacto de ese nuevo jersey que quieres añadir al “carrito”. Estos fueron los motivos por los que me animaron a ponerme cómoda y salir a comprar a la vieja usanza.

Comprar con tu mejor amiga

Es una buena manera de aconsejarse mutuamente y, mientras una está haciendo la cola kilométrica para pagar, la otra puede dar otra vuelta por la tienda para ver si encuentra algún que otro chollo. Además, ella siempre será sincera y dirá si una prenda nos queda bien o mal.

Dos mujeres y un destino

Esto es lo peor que te puede pasar en las rebajas. Ver ese bolso a lo lejos y que de repente te des cuenta de que otra persona lo ha visto también y que se está dirigiendo hacia él como si no hubiera un mañana. Drama total, pero bueno no pasa nada otra vez será… Aunque si ocurre el caso contrario, la satisfacción de llevarte ese bolso es mucho mayor porque está claro que has luchado por él.

Encontrar lo que querías a precio de ganga

Ese es uno de los mejores placeres de las rebajas. El vestido que quería esté al 50% y encima de mi talla hace que durante todo el día sea la más feliz.

O bueno, hasta que ves que tiene una tara o está manchado de maquillaje. Hay que tener mucho cuidado y ver bien cómo están las prendas antes de pagarlas para no llevarte sorpresas al llegar a casa. Puede ser que a veces pongan tanta rebaja para que no nos demos cuenta de este “pequeño detalle”.

Comprar como si no hubiera un mañana

Este es uno de los errores más grandes que se pueden cometer durante en rebajas. Aunque hayas ido el primer día, no significa que tengas que arrasar con toda la tienda. Recuerda que hay 2das y 3as rebajas donde también puedes hacerte con ropa para la  próxima temporada. Además, tu bolsillo te lo agradecerá…

No encontrar nada y volver con las manos vacías

Aunque siempre hay algún básico que necesite, se han dado casos en los que he vuelto de las rebajas a casa sin nada. Pero no pasa nada porque es buena opción comerte buena hamburguesa con tu amiga después de un día tan intenso. Hay que recargar fuerzasa ya habrá más días para gastar…

El_Attelier_rebajas

 

Y si has leído esto, podrás sobrevivir al primer día de rebajas y aún te quedarán ganas para ir a por más. Y si no, siempre podrás retomar la compra online…;)

El Attelier Magazine

 

Clari Gavrila

Vivo mi día a día apasionada por la moda y la comunicación y escribo en El Attelier para explicar todo lo que hay detrás de una prenda de vestir, la historia de un diseñador o el porqué de las tendencias.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.