Viajar con estilo: Marsella. Datos prácticos para conocer esta ciudad

¿Buscas algo diferente para tus próximas vacaciones? Apunta en tu agenda Marsella, la segunda ciudad más grande de Francia y un destino perfecto para conocer la Costa Azul. En esta urbe mediterránea encontrarás antiguas y enigmáticas edificaciones que contrastan con lo moderno, un paisaje digno de las mejores postales y una atmósfera mágica. Conoce lo que Marsella te brinda, dónde alojarte, cómo moverte y qué lugares no debes dejar de visitar en tu viaje.

Datos prácticos para viajar a Marsella

Dividida en 16 distritos y más de un centenar de barrios, Marsella es una ciudad muy grande. Sigue estos consejos para ahorrar y desplazarte como un experto.

Cómo llegar y moverse por la ciudad

Viajar en tren es una de las opciones más económicas y rápidas para llegar a Marsella. Cada día salen trenes desde Barcelona y el trayecto toma 7 horas aproximadamente. En avión, el terminal marsellés se ubica en Marignane, a 25 kilómetros de la ciudad. Es un aeropuerto importante, con múltiples llegadas nacionales e internacionales.

Al llegar puedes ahorrar abordando un autobús gratuito desde el aeropuerto hasta la estación de tren Saint-Charles, en el centro de la ciudad. En coche también es una buena opción, porque las autopistas son excelentes, no tan caras y con muy buenos servicios. En Marsella usa el transporte público y las conexiones con autobuses de línea o turísticos, metro y ferries, que ofrecen servicios baratos. Los City Pass te dan además acceso a paseos, museos y descuentos.

Mejores zonas para alojarse

Tienes muchas opciones para dormir en los barrios marselleses y ahorrar dinero recorriendo la ciudad por tu cuenta.

Barrio Le Panier: se trata de uno de los barrios más antiguos, con calles estrechas y callejuelas. Concentra los edificios más emblemáticos y una oferta amplia de hoteles, tiendas, bares y restaurantes donde probar los mejores platos típicos de la ciudad, como la bullabesa.

Vieux Port: literalmente el “Puerto Viejo”, cuenta con hoteles, albergues y hostales, ubicados cerca de la zona portuaria, del mercado o con vistas al golfo de Saint-Tropez.

L’Estaque: es un lugar tranquilo para hospedarse, pasear y disfrutar del arte y de la gastronomía tradicional del sur de Francia. Ofrece opciones para todos los presupuestos.

Cómo comunicarse

En Marsella se habla francés y, como sabes, cuando viajas a un país extranjero es recomendable que sepas hablar un poco el idioma local o por lo menos la lengua franca internacional, el inglés. No hace falta que hables un francés impecable, sin embargo es aconsejable que aprendas algunas palabras y frases que te serán de ayuda para comunicar tus necesidades y poder, de esta manera, hacer frente a todas las actividades que has planeado hacer.

Si quieres ponerte a prueba y aprender francés para comunicarte en 
este idioma, y así disfrutar más de tu estancia, una excelente opción
por la que podrías optar es la de utilizar Babbel. Aprenderás las
primeras palabras gracias al diccionario de francés, y podrás seguir
estudiando llegando a niveles superiores.

Lugares para visitar

Estos son los 7 lugares imperdibles durante tu escapada a Marsella.

El Vieux Port: antiguo puerto marítimo, hoy es un embarcadero deportivo que puedes recorrer caminando, con muchos sitios para comer y comprar souvenirs. Desde aquí puedes tomar barcos y trenes turísticos.

El Château d’If: célebre castillo de 1531 ubicado en una de las islas de Marsella. Forma parte de la red de Monumentos Nacionales de Francia. Sirvió de inspiración a Alejandro Dumas para escribir El Conde de Monte Cristo.

La Basílica de Notre Dame de la Garde: basílica de impactante arquitectura y decoración. Símbolo de Marsella, está ubicada en la Colina de la Garde, el punto más alto de la ciudad.

La Catedral la Mayor: de estilo románico y bizantino, es una impactante construcción que muestra todo el esplendor de la ciudad y su historia. La puerta principal y su interior es una obra de arte.

MUCEM/Fuerte de San Juan: centro de eventos y exposiciones, combina una fortaleza levantada en el siglo XVII y una moderna edificación de 15.000 metros cuadrados en forma de cubo con vistas panorámicas.

Parque Nacional de Les Calanques: a 15 km de Vieux Port, es un parque natural con 20 kilómetros de costa que puedes disfrutar a pie o en barco.

Playas del Prado y Borély: balnearios ganados al mar dotados de excelentes restaurantes y bares. Es una zona refinada de la ciudad en la que encuentras el hipódromo, la avenida del Prado y una réplica de la escultura más conocida de Miguel Ángel, el “David”.

Las mejores playas

La costa de Marsella cuenta con playas muy bonitas, desde las más turísticas con todos los servicios hasta pequeñas calas que es posible alcanzar después de un recorrido empinado.

Las playas principales son las de El Profeta y de la ensenada de Les Catalans.

Siguiendo la línea del litoral se llega a la playa Pointe Rouge, una de las mejores de la ciudad, con arena fina y agua turquesa.

En la costa que une Marsella con Cassis hay playas menos conocidas pero de igual belleza que las anteriores. La mayoría de ellas están incluidas en el área del Parque Nacional de Les Calanques, cuyo macizo rocoso llega hasta el mar en forma de acantilados y forma calas profundas que tienen un mar espectacular. Las más famosas son Port Miou, En Vau, Port Pin. Varias rutas de senderismo llegan a estas playas, así que podrás gozar de unas preciosas vistas mientras las alcanzas.

¿Te hemos convencido para visitar esta preciosa ciudad?

El Attelier Magazine

Luli Borroni

DIRECTORA

Comparto por escrito las cosas que más me gustan. Mis consejos de moda y estilismo, belleza y estilo de vida. Además, mis recomendaciones gastronómicas y recetas aquí y en @yummyluli. ¡Gracias por estar ahí! :)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.