Trucos para potenciar nuestra expresividad, a pesar de la mascarilla

La nueva normalidad que ya cada vez está más usada y ya no es tan nueva está cambiando la forma de relacionarnos, por la distancia social o por el uso de la mascarilla que tapa nuestro rostro, evitando que se muestren facciones de la cara que dicen mucho.

De hecho, los expertos de comunicación no verbal calculan que solo el 7 % de lo que comunicamos se dice con la palabra y, aunque las personas de a pie no sean tan expertas, nos hemos dado cuenta de que es importante resaltar todo lo que podamos las partes que quedan libres, por lo que nos hemos lanzado a comprar lentillas para evitar una segunda pantalla con quienes hablamos, algo más simbólico que otra cosa porque, a fin de cuentas, los cristales de las gafas son transparentes.

Y es que aunque ya el término de nueva normalidad está manido, aún el mundo de la moda y la belleza se está acoplando a ella. ¿Durará mucho? Pues no se sabe, y parece que nadie va a poder decirnos, así que deberíamos actuar pensando que la mascarilla ha venido para quedarse, (de hecho algunas culturas asiáticas ya la han integrado en su forma de vestir desde hace tiempo).

Así que hay que ponerse manos a la obra y jugar con las cartas que nos han tocado, porque la vida sigue y no hay que dejarse llevar por la desidia, al revés. Nuestro ánimo e ilusión será un arma muy poderosa frente al virus y mantendrá activas las defensas.

A continuación, daremos algunos tips sobre qué podemos hacer para potenciar esa comunicación no verbal oculta por la mascarilla:

  1. Realzar los ojos y la mirada. Ponte lentillas si usas gafas y usa sombras de ojos que los agraden, que les den expresividad. Utiliza rímel y mantén buen diseño y forma en las cejas. En estos tiempos se aprenderá a hablar con la mirada
  2. Llevar las uñas pintadas. Probablemente las manos sean la muleta sobre la que nos apoyemos en estos tiempos para poder completar esa carencia. Por eso es importante tener las manos bien cuidadas, las uñas perfectamente pintadas del color que queramos trasladar a los demás.
  1. Utilizar anillos. Antes de que nos diéramos de bruces con el COVID era tendencia los anillos pequeños, pero cuantos más, mejor. No hay que tener miedo de usarlos, pero es mejor no ponernos demasiados para no distraer la atención de nuestro interlocutor.
  2. Peinarnos para que se nos vea la cara. Malos tiempos para hacerse flequillo ya que, si es muy largo acabaremos pareciéndonos a Primo Eso, de la Familia Addams con la mascarilla puesta, distorsionando la comunicación. Tenemos que elegir flequillos cortos o peinados que permitan que se vean bien nuestros ojos.

Ande yo caliente…Pintémonos los labios, aunque no se nos vean, qué más da. Sabemos que los llevamos, que nos sienta bien, así que no nos digamos ese destructivo “para qué”. Eso sí, hay que buscar trucos para que no se nos estropee la pintura con el roce de la mascarilla. Uno puede ser perfilarlos primero con el mismo lápiz para que quede bien fijado.

El Attelier Magazine

Redacción El Attelier

Magazine digital de moda, belleza, tendencias y lifestyle. El lugar en el que los Nuevos Talentos tienen prioridad. Más cool que ayer pero menos que mañana.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.