Cuida tu pelo: tipos de champús y sus beneficios

Hay miles de formas de cuidar nuestro cabello, y por tanto infinidad de champús, acondicionadores y mascarillas. Por ello, hoy en El Attelier vamos a enseñaros algunos tipos de champús. Para qué sirven, cómo usarlos y dónde los podéis comprar.

Champú en spray

También conocido como champú en seco. Podemos encontrarle en las grandes superficies o en tiendas especializadas de peluquería. Su coste no es demasiado elevado y nos aporta infinidad de beneficios si tenemos el cabello graso, sobre todo en la zona del cuero cabelludo.

Nos pulverizamos el cabello desde la raíz hasta medias puntas. Lo dejamos un par de minutos que actúe y lo cepillamos con suavidad para evitar encrespamiento y eliminar los residuos blanquecinos. De esta manera, eliminaremos la grasa en su totalidad. El champú en seco aporta brillo pero no demasiado volumen. Hay que tener en cuenta que nos sirve únicamente para no lavar el pelo con agua y champú en crema todos los días.

Los champús sólidos

Conocidos como pastillas de jabón, son de lo más útiles a la hora de viajar. Ocupan poco, son efectivos y duran tres veces más que las botellas que todos conocemos. Pueden llegar a durar hasta años ya que no tienen apenas agua, y por tanto no usan ni la mitad de conservantes que usan las demás firmas conocidas.

Estos jabones son en su mayoría naturales, hechos con aceites. Cuidan al 100% el medio ambiente. En la actualidad se encuentran en pocos sitios, por temas de patentes y gustos del consumidor. Uno de los sitios donde podemos encontrarlos son las tiendas Lush. Si cambiamos a estos champús tenemos que tener en cuenta que los primeros días notaremos el cabello un poco áspero porque estaremos eliminado los residuos acumulados después de haber estado usando todo tipo de champús con algunos componentes negativos.

A la hora de usarlo, podemos hacerlo de dos maneras. Por un lado, frotar la pastilla directamente en nuestro cuero cabelludo. O frotar la pastilla con nuestras manos y aplicar la espuma directamente en nuestro cabello. Debemos frotar en dirección al crecimiento del pelo. Y dejar secar la pastilla al aire para así evitar que se deshaga con la humedad.

Estos nuevos modelos se enfrentan a una gran competencia. El champú en crema de toda la vida. Este champú ha ido evolucionado en texturas, pero sin perder su esencia. Podemos diferenciar entre cremosos (muy hidratantes para cabellos secos) y transparentes (para cabellos muy grasos). Hay un número ilimitado de tipos y marcas y todas reconocemos que nos cuesta cambiar ese formato, pero nunca viene de más probar cosas nuevas.

El champú en crema, limpia muy bien el cabello en profundidad. Nos da esa sensación aun más por la cantidad de espuma que hace. Pero si que es verdad, que a veces podemos alternar y no acostumbrar a nuestro cabello a usar siempre lo  mismo. Además, el lavarse todos los días el cabello, con agua y champú, lo puede llegar a estropear, por ello el champú en seco o la pastilla son dos alternativas bastantes positivas.

Usemos el champú que usemos, en el formato que sea, tenemos que tener en cuenta algo. Que se asemeje a las necesidades de nuestro cabello.

El Attelier Magazine
Fotografía. Mujer hoy

Silvia Fernández

Apasionada de la belleza, estudié quiromasaje y estética metiéndome de lleno en el mundo del maquillaje y la caracterización, sin olvidar la peluquería. Trabajo como consultora de Mary Kay y El Attelier, es mi forma de contaros lo que se sobre el cuidado personal. Aprendiz de la vida con ganas imparables de saborear cada bombón que hay en esta caja, llamada mundo. @SilviiaFdez

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.