Peinados fáciles listos en cinco minutos

No importa si tu pelo es rizado, ondulado o liso. Tampoco si es corto, largo o lleno de colores. Una vez la rutina se asienta en nuestras vidas, innovar con nuestra melena pasa a ser un propósito de año nuevo. Seguro que semana tras semana te descubres cada mañana llevando el mismo estilo. Pero, al igual que hizo la Bella Durmiere en su momento, es hora de despertar del letargo. Coge tu móvil, ordenador o tablet y acércate al espejo más cercano, es hora de practicar. Con estos peinados fáciles se acabó tu sequía estilística. De verdad de la buena.  

Estos serán tus peinados (fáciles) favoritos a partir de ahora

Ondas surferas

Este peinado es casi una obligación estilística sea cual sea la época del año. Sus posibilidades son infinitas, sirve tanto para una comida informal como para una boda. Sin importar cuál sea tu punto de partida, es una opción fácil y rápida que da la sensación de cuidado. Si tu pelo es rizado o con mucho volumen, lo primero que deberás hacer es alisarlo para tener un buena base sobre la que trabajar.

Una vez preparado el lienzo, hay todo un abanico de opciones al alcance de tu mano. Puedes optar por las siempre eficaces tenacillas o, si tu giro de muñeca es hábil, por una plancha clásica. En ambos casos deberás empezar atrapando la punta de mechón para, a continuación, enrollarlo sobre el aparato durante los segundos que indique el fabricante. ¡Eso sí! Recuerda protegerte el pelo antes con algún producto especializado. Si tu cabello es liso de manera natural y no te gusta aplicar calor, siempre puedes hacerte trenzas con el pelo húmedo (que no mojado) o recurrir a un cinturón de albornoz.

El más elegante

Las coronas hechas a base de trenzas son una forma vistosa de adornar tu pelo. Aunque requiera algo de práctica y disponer de una melena larga, es un peinado que nunca pasa desapercibido. Según tus gustos y la ocasión en la que quieras lucirlo, el recogido puede ser más o menos elaborado. Para eventos formales y ocasiones especiales, nuestro consejo es apostar por entroncar varias trenzas entre sí o recoger el pelo en un moño bajo. Si, por el contrario, buscas un efecto mucho más natural parecido al de la fotografía, no te pierdas nuestro paso a paso.

Lo primero que debes hacer es preparar, como siempre, todo tu cabello. Elimina los nudos y texturiza el pelo, si es necesario, con algún spray especifico. Esto te ayudará a conseguir volumen y lucir un aspecto más desenfadado. A continuación tienes dos opciones. La primera es comenzar con las trenzas desde la raíz, acercándote totalmente a la frente. De este modo podrás quitarte el flequillo (si tienes) y despejar la cara. Si deseas dejar el nacimiento del pelo natural, comienza la trenza de manera clásica.

Con la modalidad que prefieras, realiza una trenza a cada lado de la cabeza. Es importante que dejes suficiente pelo suelto por debajo y que lo hagas en la zona más exterior de tu melena. Si tienes poca densidad, mejor haz las trenzas finas y ábrelas ligeramente con los dedos. A continuación, lleva la derecha hacia el lado izquierdo y sujétala con horquillas. Repite lo mismo con la izquierda. El truco está en superponerlas ligeramente y esconder las puntas debajo de la trenza contraria. Con un poquito de mañana se consigue. ¡Listo!

¿Poco hábil? Usa el poder de los accesorios

Da igual que te juren y te perjuren que esos peinados se hacen sin abrir los ojos. A ti no te sale. No pasa nada, tenemos la solución. Si tus dedos y tu mente no se ponen de acuerdo a la hora de darle vida a tu pelo no te preocupes, la salvación tiene forma de accesorio. Crunchies, coleteros coloridos, horquillas de perlas, diademas, turbantes, pañuelos y hasta pegatinas. Adorna tus coletas, altas o bajas, con gomas del pelo que sean diferentes y aporten ese factor extra. Una trenza entremezclada con un pañuelo estampado o usar horquillas especiales son formas fantásticas para subir cualquier look. ¿Quieres un consejo extra? Apuesta por marcas pequeñas, poco conocidas o que realicen colecciones limitadas. Así nadie podrá copiarte el estilismo.

Vuelta a la infancia

Los peinados más sencillos son, muchas veces, aquellos más mágicos. Muchos de ellos, por desgracia, se asocian solo a la infancia. Sin embargo, desde El Attelier te animamos a darle un golpe de efecto a tus conjuntos más sofisticados añadiendo un toque aniñado. Únete a la tendencia de los dos moñitos altos, muy al estilo Mickey Mouse, o realiza una trenza de cola de pez a un lado de la cabeza. ¿Qué tal dos coletas algo despeinadas? La imaginación no tiene límites.

Moño alto despeinado

Probablemente sea el peinado fácil más deseado y el más difícil de conseguir si tienes el pelo fino. Los cabellos rizados y con volumen tienen aquí una ventaja. Si este no es tu caso, usa un spray texturizador que no ensucie el pelo, notarás la diferencia. Una vez listo, junta todo tu cabello en una coleta alta y luego realiza un moño en la parte superior de la cabeza. De nuevo, si tienes el pelo muy liso o muy fino, los coleteros de cable de teléfono son buenos aliados para evitar que el moño se resbale. Una vez tengas todo asegurado con horquillas, despeina un poco el recogido y la zona del cuero cabelludo.

¿Y para la versión pulida? Si buscas un efecto más profesional, olvídate de los dedos y utiliza un peine que mantenga a raya todos los pelitos. Asegura bien los mechones enrollándolos sobre sí mismos y acaba con un poco de laca para fijarlo todo en su sitio.

¿Cuál de estos peinados fáciles es tu favorito?

El Attelier Magazine

Marina Asins

Onírica y textual. Puedes encontrarme aquí y en Instagram como @marinaasins.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.