Mon Day, la marca que muestra la individualidad entre la moda democratizada

Cada mañana, surge esta pregunta en la cabeza de muchas personas: ¿qué me pongo hoy? A veces esta pregunta tiene una difícil respuesta y no es porque tengamos nada que ponernos, sino porque la falta de inspiración nos está alcanzando y la mejor idea para parar esta perplejidad es mirar hacia al pasado como lo hace Irene Martín, la creadora de Mon Day.

Esta publicista y apasionada de la moda crea nuevas prendas prendas de vestir a través de ropa rescatada con una personalidad propia.  Son piezas que en sí mismas cuentan una historia y que, de verdad, te diferencian de la moda ultra saturada que vemos cada día.

Irene tiene mucho que contarnos al respecto y nosotras, mucho que aprender:

¿Desde cuándo sientes pasión por la moda? ¿Te lo ha transmitido alguien?

Fue en mi infancia, siendo yo muy pequeña. Mis primeros pinitos en el mundo del diseño fueron, sin duda, con el mítico juego “Diseña tu moda”. También diseñaba el vestuario de mis muñecas con patrones de papeles de colores que mi abuela trasladaba a tela. Gracias a mi padre, que rescataba de la papelera mis dibujos, recuerdo cuales fueron mis primeras colecciones con 10 años.

Mis abuelas cosieron durante toda su vida, más que transmisión yo diría que fue el apoyo por parte de mi familia lo que me empujó a seguir desarrollando lo que más me gustaba.

En tu página web destaca la frase: “Ya no se hacen las cosas como antes“, en este sentido, ¿qué es para ti la autenticidad?

Es la frase estrella de una de mis abuelas cada vez que ve algunos de los vestidos que me compro. Y tiene toda la razón. Ni la confección de las prendas ni la calidad de las telas es la misma, parece increíble, que a pesar del paso de tiempo, prendas de hace siete décadas se sigan conservando en perfecto estado. Ahí reside parte de la autenticidad, en la materia prima, en el diseño y en la historia de cada una de las prendas.

A través de Mon Day busco resaltar el origen y el bagaje a lo largo de los años de cada una de las piezas. Se trata de prendas únicas, solo hay una, no han sido fabricadas en serie sino que cuentan con personalidad propia, algunas de ellas están hechas a mano y diseñadas para una persona en concreto.  Además de esto, el proceso de rediseño, por el que pasan antes de estar a la venta, las hace aun más especiales y únicas.

Rescatar este tipo de piezas es como encontrar un tesoro

¿Le damos ahora más importancia a la ropa y los accesorios que cuentan una historia? ¿Por qué crees que es bueno comprar ropa de segunda mano?

Creo que la moda de producción en serie está monopolizando la industria textil. Las prendas están sujetas a tendencias efímeras que hacen que aumente la rotación y por tanto la producción en cadena de miles de prendas iguales. Es complicado encontrar la individualidad cuando la moda de a pie está tan democratizada. Por ello las piezas vintage, que llevan una historia a sus espaldas, adquieren su valor haciendo únicos a aquellos que las lucen.

Me dejo sorprender a la hora de buscar nuevas prendas. Buscar piezas demasiado concretas es más complicado

¿Qué sientes cuando le das una ‘nueva vida’ a una prenda que iba a ser olvidada?

Para mí rescatar estas piezas es como encontrar un tesoro. Además, creo que es un tipo de producto que aun carga con una gran lacra: la de la ropa de segunda mano, ropa usada, con cortes poco actuales y poco favorecedores. Yo no lo veo así y eso es algo que quería compartir cuando creé Mon Day, mi visión sobre este tipo de prendas. Quiero transmitirlas tal y como yo las percibo, explotando al máximo todo su potencial.

Mon Day y las segundas oportunidades para la ropa

¿Cómo es tu modus operandi para encontrar piezas a las que das una segunda vida en Mon Day?

Por un lado pongo el foco en los estampados y en las telas y por otro lado, también me fijo en el corte de los vestidos y en si son favorecedores. Y sobre todo, aunque sean prendas muy distintas entre sí, que respeten la esencia de la marca. Buscar piezas demasiado concretas es más complicado, prefiero dejarme sorprender a la hora de buscar nuevas piezas.

El mejor consejo para comprar ropa de segunda mano es…

Buscar, rebuscar y seguir buscando. Mirar dos veces en los burros de ropa para que no se pase nada y darle una oportunidad a las prendas que a lo mejor en la percha no dicen mucho. Todo depende de cómo lo lleves.

Buscar, rebuscar y seguir buscando. Es el secreto para encontrar las mejores prendas vintage

¿Cómo se puede mezclar bien la moda vintage con la estética más actual?

Es más fácil de lo que parece. Para mí la clave son un buen par de vaqueros y unas deportivas trendy para restarle seriedad a algunas prendas. No se trata de llevar un total look vintage sino de añadir un complemento o una prenda y equilibrar el resto del look con piezas actuales.

¿Tienes alguna pieza rescatada de algún mercadillo o armario de la que no te podrías deshacer?

Tengo tantas…pero sin duda a las que más cariño tengo son a las prendas que he heredado de mi madre. Entre ellas los pantalones del traje de novio de mi abuelo, que, previamente arreglados, me sigo poniendo. Así fue como empecé en el mundo vintage, asaltando su armario y rescatando todo lo que logró sobrevivir a las limpiezas de mi abuela.

¿Nos podrías decir dónde podríamos encontrar este tipo de tesoros en Madrid o en Barcelona?

En Madrid mis tiendas vintage favoritas están en la calle Velarde, MAGPIE es una de ellas. Todo el barrio de Malasaña está repleto de tiendas vintage, Retro City o Flamingos Vintage Kilo son dos de los clásicos de este barrio. Otra de las zonas vintage de Madrid es la Latina, la Calle Santa Ana y los alrededores del Rastro están repletos de tiendas curiosas. También acaban de inaugurar Vintalogy, en la calle Atocha.

En Barcelona me encantan los mercados como el Flea Market y el Lost&Found, que también se celebra en Madrid, en mi opinión un buen foco de inspiración.

El Attelier Magazine

Clari Gavrila

Vivo mi día a día apasionada por la moda y la comunicación y escribo en El Attelier para explicar todo lo que hay detrás de una prenda de vestir, la historia de un diseñador o el porqué de las tendencias.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.