Guía rápida de correctores

Uno de los secretos para lucir un buen maquillaje es corregir todas aquellas imperfecciones de nuestro rostro y dejar una piel impoluta y eso se consigue mediante unos buenos correctores y una buena base de maquillada bien aplicada. Hoy en El Attelier os vamos a contar que tipos de correctores podéis usar según vuestras necesidades.

ElAttelier_corrector_4

Los correctores de colores son nuestros aliados a la hora de conseguir un maquillaje perfecto, ya que cada color va dirigido a un tipo de imperfección, cosa que los diferencia de aquellos tonos beige blanquecinos, que siempre usamos para las ojeras y que casi siempre terminamos aplicando mal.

ElAttelier_corrector_1

¿Cuándo y para qué debo usar cada uno de ellos?

  1. Corrector verde. Sirve para tapar granitos, ya que suelen ser rosados o rojizos. También nos sirve para tapar aquellas marcas el acné haya provocado o algún tipo de alergia pequeñita de color rosita.
  2. Corrector amarillo. Sirve para las ojeras que son moradas o violetas, y para toda imperfección de estos colores, incluidos los moretones o hematomas.
  3. Corrector naranja. Este sirve perfecto para las ojeras que son azuladas o grises, y también te ayudarán a disimular alguna mancha o sombra oscura.
  4. Corrector rosa. Las pieles blanquitas también tienen su propio corrector para las ojeras poco marcas y las imperfecciones sutiles.

eLAttelier_corrector_2

  1. Corrector violeta. Funciona para granitos en color amarillo e imperfecciones de tonos marrones o anaranjados, como puede ser alguna cicatriz.
  2. Corrector azul.  Únicamente sirve para las imperfecciones de color naranja en la piel.
  3. Corrector marrón. Sirve para contornear el rostro.
  4. Corrector blanco. Ese que siempre usamos en las ojeras y que jamás deberíamos usar porque causa el efecto contrario, las ilumina. Así que ese color déjalo para dar luz a tus sienes, a tu nariz o a tus pómulos.

Nuestra recomendación es que no te quedes solo con un único color de corrector. Busca aquellos tonos que se asemejen a tus necesidades y utilízalo todo a la vez. Pero ten cuidado a la hora de difuminar. Hazlo poco a poco, sin que se mezclen y a toques, nunca extendiendo con una esponja porque tendrás un resultado escamado. Y recuerda que tienes también la guía práctica de brochas y pinceles para conseguir mejores acabados.

El Attelier Magazine

Silvia Fernández

Apasionada de la belleza, estudié quiromasaje y estética metiéndome de lleno en el mundo del maquillaje y la caracterización, sin olvidar la peluquería. Trabajo como consultora de Mary Kay y El Attelier, es mi forma de contaros lo que se sobre el cuidado personal. Aprendiz de la vida con ganas imparables de saborear cada bombón que hay en esta caja, llamada mundo. @SilviiaFdez

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.