Despídete de la FLACIDEZ y da la bienvenida a una piel firme

¡Qué blandurria estoy! ¡Parezco blandiblu! ¡Solo chicha!

¿Quién no ha dicho esto alguna vez? Esto es lo que se llama flacidez corporal y  junto a la celulitis y la grasa localizada es uno de los problemas que más nos preocupan y más quebraderos de cabeza nos dan.

La flacidez no es otra cosa que el hecho de que la piel pierde tersura. Deja de estar tersa. ¿Por qué? por la degradación de las fibras que sostienen nuestra piel que son el colágeno y la elastina. La grasa que hay por debajo puede aparecer en forma de hoyitos y de esta manera aparecer lo que llamamos piel de naranja o la dichosa celulitis.

Flacidez muscular
Flacidez muscular en la zona de las piernas

Además de esto, hay que tener claro que hay muchos otros factores, que puedes controlar y  combatir, y que dan lugar a la flacidez. ¿Cuáles? Llevar una vida sedentaria sin ningún tipo de actividad física. Una alimentación llena de grasas e hidratos de carbono y pocas proteínas. Problemas hormonales o cambios asociados con la menopausia, y por último, una exposición exagerada al sol y ¡sin protección!

Esto hace que en nuestra piel se acumule gran cantidad de radicales libres produciendo la oxidación de los tejidos y fomentando la flacidez.

¿Dónde solemos tener flacidez?

Las zonas más propensas son el abdomen, brazos, glúteos o incluso en los senos. También afecta al rostro.

En el caso de los brazos, el antiestético descolgamiento en la cara interna llega incluso a limitar la elección de prendas a la hora de vestir. El pecho también sufre, sobre todo por la pérdida de peso y por la maternidad y lactancia. En el caso de los glúteos, el abdomen y la cara interna de los muslos se asocia más a una cuestión de ejercicio y movimiento.

Aunque para nuestra tranquilidad y suerte, nuestra piel es muy agradecida y por ello, en cuanto empezamos a practicar deporte para tonificar las partes deseadas empezamos a notar pequeños cambios y efectos en un periodo muy corto de tiempo. ¡No preocuparse!

¡Combatir la flacidez!

El primer paso para poder decir adiós a la flacidez es saber y localizar en nuestro propio cuerpo donde la tengo. El segundo es encontrar la causa, el porque, de donde viene y por último y más importante: cuando queremos empezar a poner fin a la flacidez.

Como el porque puede abarcar multitud de respuestas os traemos diferentes propuestas para que en caso de que una de ellas fuese la tuya, poder ayudarte a saber como combatir esa flacidez.

El run run

Si tenemos claro que nuestra flacidez la achacamos a que nos falta actividad en nuestro día a día lo que tendremos que hacer es practicar deporte. No debemos ponernos un horario fijo. Al principio con 20 minutos es suficiente para no dañar los músculos. En caso de que puedas con ese esfuerzo, podrás aumentar el tiempo hasta 45 minutos.

¿Pero? ¿Qué deporte nos viene bien? El más completo en este caso es running porque activas todo el cuerpo y lo mantienes en movimiento contante. El yoga y pilates también vienen muy bien porque ayudan a tonificar los músculos y a relajarte.

El yoga es un deporte muy bueno para tonificar y así poder eliminar la flacidez del cuerpo
El yoga es un deporte muy bueno para tonificar y así poder eliminar la flacidez del cuerpo

En cuanto a las pesas siempre vienen muy bien. En función de la zona que queramos fortalecer haremos unos ejercicios u otros pero empezando con poco peso al principio y subiéndolo conforme nos vayamos sintiendo más cómodas. Por cierto, muchas veces se asocia el coger mucho peso con estar mejor físicamente y ¡no! Levantar menos peso y hacerlo durante más tiempo tiene mejores resultados para la flacidez.

El ñam ñam

Es muy importante complementar el deporte con una buena alimentación. Hay que decir adiós a las grasas, al exceso de hidratos de carbono, a los ultraprocesados y al azúcar a punta pala. Potenciar en nuestras comidas la proteína ayudará mucho a nuestros músculos.

Muy importante también comer fruta, frutos secos y ¡no comer entre horas!

Comer fruta, semillas y frutos secos es un acierto en una alimentación saludable
Comer fruta, semillas y frutos secos es un acierto en una alimentación saludable

Nuestro mimos: las cremitas

Las cremas ayudan pero no hacen milagros. Hay que tener claro que puedes echarte un bote de crema que como no hagas deporte y comas bien, la flacidez no se va a ir. Nos ayudan a mejorar la elasticidad así que es muy buen consejo el tener siempre una a mano al salir de la ducha.

Echarse crema para ayudar a quitar la flacidez
Echarse crema para ayudar a quitar la flacidez

El sol no es amigo

Hay que alejarse del sol. No te puedes tirar horas y horas expuesta. Estar morena nos gusta a todas pero la salud es más importante que estar más o menos guapa. Ésto puede causar una pérdida de hidratación, colágeno y firmeza. ¡Mucho cuidado!

No tomar el sol en exceso
No tomar el sol en exceso

¿Y tú? ¿Te apuntas a decirle adiós a la flacidez?

El Attelier Magazine

Marta Baena

Acuario desde 1996. Periodista, que no loro y amante de las cosas y personas bonitas y nuevas por conocer. La vida es demasiado bella para dejarla pasar. Sincera. Intensa en todos los sentidos y con carácter. El chocolate lo cura todo. Viajar también. @27martt

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.