5 razones por las que no queremos convertirnos en nuestra madre

La queremos con locura pero ser ella conlleva una serie de transformaciones por las que no estamos dispuestas a pasar.

Es por ello que quizás celebremos con tanto énfasis el Día de la Madre. Ser madre es duro, muy duro. Pero nuestra madre SIEMPRE se lleva el premio de madre sufrida.

Se nos ocurren cinco razones por las que no querríamos ser ellas ¿se te ocurren más?

Porque dejó de salir de fiesta.

Madre marchosa

Tu madre fue marchosa en algún momento de la historia, aunque te cueste creerlo. Esa criaturita que se duerme en el sillón disimulando el cansancio a las 10 de la noche, hubo un tiempo en el que no paraba por casa y en el que bailó más veces el Night Fever que tú el Despacito.

Porque pasó del Gin Tonic al Fintonic.

mamá-gin-tonic

Sí, el gin tonic no es moderno. Ya lo bebía tu madre (con menos florituras y menos sabores exóticos, por supuesto). Pero llegó la hipoteca, los hijos, los coles, la ropita de los hijos, etc. Tu madre se convirtió de repente en gestora de la economía familiar, haciendo malabarismos sin que tú te dieras cuenta.

Porque desarrolló un superpoder asqueroso: la saliva para todo.

limpiar-con-saliva

Desde limpiar una pintada de boli de la mesa hasta cubrirte un arañazo, pasando por el famoso “pase de hojas” de una revista. La saliva sirve para absolutamente todo cuando una madre se convierte en madre. Y eso es así. No hay madre inmune a esta transformación.

Porque sus canciones favoritas del verano son “ponte crema” y “no llegues tarde”.

consejo-de-madre

Si para James Bond “el mundo nunca es suficiente” a tu madre le pasa con la crema solar. Ya puedes echarte factor 100 por 100 veces y ya puedes tener la melanina agradecida. Lo peor es que tiene razón.

¿Y tú crees que tu madre no quiere que te diviertas? Todo lo contrario. Pero ese “no llegues tarde” en realidad quiere decir “hasta que no llegas no me duermo”. No es por ti, es por su insomnio.

Porque, simplemente, es una persona irrepetible.

que-haces-mamá

No, no podemos convertirnos en nuestra madre porque ella es única. Con sus virtudes y sus defectos. Con sus besos y sus enfados. Porque el amor incondicional que nos tienen es muy difícil de explicar y, mucho más, de imitar.

¡TE QUEREMOS MAMÁ!

dia-de-la-madre

Carrie

¿Quién es Carrie? esa mujer que todas llevamos dentro con un toque de humor, sarcasmo e ironía para darle alegría a nuestras vidas. ¡Ah! también es un poco picante ;)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.