4 lesiones comunes (y como prevenirlas)

Y ahora que todas estamos en marcha para reponernos del verano seguro que has notado las primeras agujetas. Eso es genial, las agujetas son la manera en la que nuestro cuerpo nos avisa de una rotura muscular nada peligrosa. Estás haciendo músculo. El problema es si crees que se trata de agujetas pero es algo más. Identificar una lesión puede llevarte un tiempo. Puedes confundirlas con un sencillo tirón y pasar así meses hasta darte cuenta que se trata de una lesión. Y mucho mejor que sufrir el dolor durante tanto tiempo es saber cómo prevenirlas.

La primera lesión y más típica son los tirones que van a más. Porque un tirón nunca se queda ahí si sigues forzando. Es de las más fáciles de prevenir, pero de las más complicadas de detectar. Es muy posible que el calambre que sientes la primera vez no se repita y solo tire cuando realizas una determinada actividad. Si sales a correr el problema estará en tus rodillas y tobillos. Para evitarlo la solución es calentar. Mucha gente se lo salta pero es indispensable. Tanto para comenzar a correr como para levantar pesas. Incluso en Yoga se realizan calentamientos. Los primeros movimientos siempre tratan de acostumbrar a todo el cuerpo a lo que haremos.

Lesiones

Más centrados en las lesiones de un lugar, las de las piernas son muy comunes, sobretodo debidos al running. Si eres una corredora novata hay algunas ideas que debes mantener en mente y seguir. La primera de toda es no correr mucho desde el principio. Debes ampliar tu capacidad poco a poco, a intervalos. Lo mismo que correr de un tirón toda la distancia que nos proponemos. Alterna correr con andar y te ayudará mucho para conseguir tus metas. Por supuesto estira tanto antes como después de correr. El truco es no tensar tu cuerpo, no forzarlo hasta los límites y obviar las señales. El agotamiento no es debilidad, es una alarma para detenerte.

Otra lesión muy común se produce en las lumbares. Es una zona que descuidamos casi diariamente, pero que puede traernos muchos problemas. Levantar algo pesado del suelo sin flexionar las rodillas, mantener una posición extremadamente recta al realizar ciertos ejercicios y como no, hacer abdominales de la forma errónea, puede conllevar más problemas de los que pensamos. Mantén siempre una postura relajada y natural para la espalda, no la fuerces. Ni la estires ni la contraigas en exceso. Y con los abdominales ¡mucho cuidado! Debes de haber escuchado muchas veces que la espalda al completo toque el suelo. Y seguro que te parece imposible hacerlo. El truco es meter el ombligo hacia adentro. Es una postura poco natural y extraña, pero te evita problemas mayores.

Lesiones

Y para acabar las lesiones cervicales. Las que se producen con mayor frecuencia y una de las razones es tirar del cuello. Cuando haces abdominales nunca, jamás, tires de tu cuello. Las manos deben estar bajo la cabeza y son solo un apoyo, si duele el cuello y se cansas es porque estás centrando ahí el ejercicio, lo que necesitas es subir más el pecho. Lo mismo con cualquier ejercicio que implique un movimiento que te moleste en la nuca y el cuello. El ejercicio no es correcto. Recuerda las instrucciones siempre, espalda recta, natural y la fuerza en el músculo en el que lo apliques, no en el cuello.

¿Lista para una temporada de ejercicios sin lesiones?

El Attelier Magazine

Fotos: Pinterest

Ana Jurado

Soy una apasionada de la moda, de la literatura y de todo lo que significa crear. Tengo un blog del que intento aprender todo lo que puedo de la moda y de la belleza para ponerlo en práctica y enseñárselo a todo el mundo. Siempre activa, el ejercicio es otra de mis pasiones. Y eso es lo que haré en El Attelier, aprender mucho para contároslo todo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.