Threeones: “La moda real habla de movimientos sociales e ideas que nos hacen crecer”

La moda que presenta Threeones no es ropa, sino un sentimiento, la unión de las tradiciones y la materialización de un concepto. Adriana Cagigas está detrás de Threeones, una diseñadora que tiene muy claras las ideas que quiere transmitir a través de sus productos conscientes. En El Attelier hablamos con ella sobre moda, belleza, imperfección y la filosofía de la marca.

Defines tu ropa como auténtica, ¿qué es lo que hace especial a

Threeones?

Defino mi ropa como auténtica hablando de valores, responsabilidad y personalidad. Threeones habla de la importancia de ser consciente, de nuestros actos, nuestra vida, y de nuestra interacción con el ambiente que nos rodea. Son prendas elaboradas a mano, de manera cuidadosa y única, por lo tanto muy especiales. Cada una posee sus propios toques, como resultado de una confección y diseño manual. Además usamos técnicas y tejidos responsables con nuestro entorno. Queremos sumar, no restar, en una industria que es la segunda más contaminante del planeta.

 

No nos importan las tendencias, sino las personas, lo que piensan y sus sentimientos

¿Cómo es la mujer que viste Threeones?

Threeones está creado para no distinguir entre sexo, talla, edad. Lo importante es identificarse con nuestro concepto, y decidir vestir nuestro producto por ese sentimiento. No nos importan las tendencias, nos importan las personas, lo que piensan y lo que sienten.

Cuentas que para ti la moda es algo conceptual, ¿cuáles son los valores que transmites con tus diseños?

Para mí la moda es un reflejo sociológico de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. En Threeones no se ve la moda como ropa y tendencias, eso es simplemente ropa, y consumismo. La moda real habla de movimientos sociales, de pensamientos e ideas que nos hacen crecer. Los productos Threeones intentan transmitir este tipo de ideas, y conceptos positivos para la sociedad.

¿Dónde encuentras la belleza?

Sin duda en la imperfección, la espontaneidad, y la sensibilidad. Creo lo que siento y transmito lo que pienso.

La mejor forma de conseguir resultados imperfectamente bellos es sintiendo

 

¿Cómo transmites que lo imperfecto también es bello?

En realidad no creo que exista la perfección. Es algo totalmente subjetivo. Y es por ello que lo transmito a través de los sentimientos. Es la mayor forma de conseguir resultados imperfectamente bellos: sintiendo.

 

¿Crees que la moda es un arte?

Creo que puede serlo en el momento que tiene un discurso detrás, intentando interactuar con el espectador para crear nuevos conceptos e ideas en su mente. En el momento en el que se establece un diálogo entre el individuo y el trabajo concreto de moda, para crear nuevos discursos y nuevos puntos de vista sobre diversos temas.

¿Qué es lo que crees que debemos aprender de la cultura asiática?

Mucho. Es una cultura que me parece tremendamente bella, y es por ello que siento que mi labor en el mundo del diseño es enfocarme en estudiar este campo y darle mi punto de vista. Para mi tienen puntos de vista muy interesantes a tener en cuenta.

¿Cuáles son los diseñadores con los que más te sientes identificada?

La verdad es que no busco identificarme con nadie. Me gustaría ser capaz de encontrar mi propio camino.

Cambiaría de la moda su falta de sentido común

¿Hay alguna cosa que cambiarías de la moda?

Muchas, pero sobre todo su falta de sentido común. Todo sería más natural, más sencillo y más coherente.

¿Cómo ves Threeones dentro de 5 años?

Espero que siendo un proyecto referente acerca de la sinergía entre cultura y moda desde un punto de vista occidental de conceptos e ideas orientales.

El Attelier Magazine

Clari Gavrila

Vivo mi día a día apasionada por la moda y la comunicación y escribo en El Attelier para explicar todo lo que hay detrás de una prenda de vestir, la historia de un diseñador o el porqué de las tendencias.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Más cool que ayer, pero menos que mañana

SÍGUENOS