¿Aún no sabes qué es el suelo pélvico?

Parece mentira, pero este grupo muscular, a pesar de su importancia, es un gran desconocido para la mayoría de mujeres. Si tú tampoco sabes a lo que nos referimos cuando hablamos de suelo pélvico, o crees que te vendría bien conocer un poco más sobre los ejercicios que pueden ayudarte a fortalecerla, sigue leyendo. 

¿Qué es el suelo pélvico? 

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Dichas fibras musculares permiten que nuestro cuerpo mantenga la posición adecuada de los órganos pélvicos (vejiga, vagina, útero y recto), además de favorecer la continencia urinaria y la estabilidad lumbar, entre otras cosas. 

En el caso de que el suelo pélvico se viese alterado o, en otras palabras, debilitado, se podría llegar a sufrir un descenso de los órganos, llamado prolapso, molestias, dolores de espalda, incontinencia urinaria e incluso disfunciones sexuales. Por ello, es importante que ante cualquier síntoma de los que hemos mencionado acudas a un especialista que valore el estado de tu suelo pélvico. 

¿Aún no sabes qué es el suelo pélvico?

Consejos para mantener tu suelo pélvico en buen estado

Actos tan simples como el de reírse, estornudar o toser puede favorecer que este grupo muscular se deteriore. Por ello, es muy importante ser conscientes de la especial consideración que requiere esta zona y no realizar ciertas acciones deliberadas que la perjudiquen. Estas son algunos de los hábitos que puedes incluir a tu estilo de vida para mantener un suelo pélvico saludable: 

  • No levantar demasiado peso. Sobre todo, si has dado a luz recientemente. Se ha demostrado que las mujeres que levantan peso de forma habitual debido a su trabajo o al deporte que realizan tienen en torno a un 60% más de posibilidades de sufrir un prolapso. 
  • Mantener una buena postura al ir al baño. Elevar los pies en un pequeño escalón para simular que estás de cuclillas y no empujar con los abdominales son dos hábitos que te ayudaran a ir al servicio sin perjudicar este grupo muscular. 
  • Evita correr si tu suelo pélvico ya está debilitado. Si cuando sales a correr sufres pérdida de orina, es hora de que te plantees dejar de hacerlo, pues los impactos que absorbe tu cuerpo con cada pisada afectan a tu suelo pélvico y empujan a tu vejiga, lo que provoca la incontinencia. 
  • Hacer ejercicio. Aunque se desaconseje correr, es imprescindible hacer ejercicio para mantener un suelo pélvico sano. Nadar, montar en bici o hacer pilates son tres buenos ejercicios que puedes incluir en tus rutinas para fortalecer esta parte de tu cuerpo. 

¿Aún no sabes qué es el suelo pélvico?

Hipopresivos, los grandes aliados

Los ejercicios abdominales hipopresivos ayudan a prevenir la presión intra-abdominal y ayudan a activar los músculos del periné y la faja abdominal dando lugar un fortalecimiento del suelo pélvico pues con tan solo realizar 20 minutos de ejercicio al día, se consigue en poco tiempo aumentar de forma significativa el tono de esta zona, además de disminuir el diámetro de la cintura. Todo ventajas. 

Lo mejor para iniciarse en esta disciplina es acudir a un centro donde haya profesionales que impartan las clases y que te puedan guiar y corregir. Pero, si por el momento quieres iniciarte en los hipopresivos, te dejamos este enlace en el que podrás encontrar videos explicativos para realizar estos ejercicios. 

El Attelier Magazine

Paula Zubieta

Idealista, cabezota y con más de 1000 aficiones encuentro complicado definirme pero haré un esfuerzo: I´m the girl who reads by flashlight. Who sees dragons in the clouds. Who knows magic is real. Who dreams.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.